Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar: "Si aburrimos un poco tampoco nos viene mal"

José María Aznar aprovechó que el máximo órgano entre congresos del PP se citó ayer en su sede central para insuflar a sus dirigentes -junto a los tres ejes de su proyecto de "centro reformista"- el lema del resto de la legislatura: "Tenemos que seguir nuestro camino y si aburrimos un poco tampoco nos viene nada mal". Aburrir, en ese metalenguaje del PP, significa no producir sobresaltos. Y para evitar las sorpresas lo mejor es no alegrarse demasiado de los éxitos ni derrumbarse en exceso con las derrotas. Aznar puso como ejemplo de esa súbita variación de tono a evitar lo sucedido en el PSOE con las primarias. El presidente del Gobierno defiende un estilo de trabajo más equilibrado.La Junta Directiva Nacional del PP valoró ayer lo realizado por el Gobierno hasta ahora y ratificó los tres cimientos del proyecto Aznar para el futuro: insistir en la política de centro reformista, dirigir esas medidas a una mayoría social estable y subrayar la confianza que hoy tienen los ciudadanos en sí mismos y en el Ejecutivo. Así se enmarca la campaña La España del euro, que el PP empezará en julio para explicar durante un año por comunidades y provincias los efectos concretos de esta medida. Aznar, eso sí, no se privó de augurar que el año 1998 acabará con la creación de 900.000 empleos netos y advirtió que en tres, cuatro o cinco años se doblará esa cifra.

El coordinador general del PP, Ángel Acebes, se enredó luego al intentar aclarar lo que el portavoz del Gobierno, Miguel Ángel Rodríguez, quiso decir cuando definió la semana pasada algunas políticas del Ejecutivo como de "centro izquierda". Acebes prefiere hablar de centro-centro y no perderse "de manera estéril" en declaraciones ni en banderas ya superadas por el signo de los tiempos. Eso sí, Acebes cree que el vicepresidente primero, Francisco Álvarez Cascos, es la viva imagen de ese espacio político de centro reformista por sus "aportaciones de primer orden y primera magnitud".

Las primarias, hinchadas

Acebes repescó una pregunta sobre el polémico pacto entre la Federación Socialista Madrileña y Nueva Izquierda para fijar la candidatura de Cristina Almeida a la presidencia de la Comunidad de Madrid para descalificar todo el proceso. Alertó primero de que, en su día, no había querido comentar nada sobre las primarias, "cuando el globo estaba hinchado", para cuestionar su resultado: "Que no nos den lecciones de democracia interna y participación de las bases porque a la primera oportunidad que han tenido, en Madrid, ha decidido exclusivamente la cúpula del partido y, además, lo que decide es que el candidato no sea ninguno de sus militantes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de mayo de 1998