Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno eximirá de la mili a todos los jóvenes que amplíen su prórroga hasta el 2002

Todos los jóvenes que estén disfrutando de prórroga en el momento en que se suspenda la obligatoriedad del servicio militar, lo que está previsto para el 31 de diciembre del 2002, quedarán exentos de cumplirlo. Además, el Gobierno podrá eximir de la mili a los nacidos antes del 1 de enero de 1983 si el proceso de profesionalización del Ejército lo permite. Así lo dispone el proyecto de ley del Régimen del Personal de las Fuerzas Armadas elaborado por el Ministerio de Defensa. Actualmente, más de 800.000 jóvenes tienen aplazada su incorporación a filas, la mayoría por estudios.

El Ministerio de Defensa ha optado porque la extinción del servicio militar obligatorio se produzca de una sola vez y no de forma paulatina. El 31 de diciembre del 2002, si se cumple la fecha prevista, todos los reclutas forzosos serán licenciados y quienes tengan aplazada su incorporación pasarán directamente a la reserva.Así lo establece una disposición del proyecto de ley del Personal de las Fuerzas Armadas, que regula el régimen transitorio desde el Ejército de reclutas forzosos al profesional. El texto señala también que la ley del Servicio Militar no será de aplicación a los varones nacidos a partir del 1 de enero de 1983, en consonancia con el dictamen de la Comisión Mixta Congreso-Senado que aprobarán en breve los plenos de las dos cámaras. Pero, además, deja en manos del Gobierno la posibilidad de eximir de la mili a los nacidos antes de esa fecha, en función de cómo evolucione el proceso de profesionalización de las Fuerzas Armadas.

En todo caso, el hecho de que las normas sobre concesión de prórrogas sigan en vigor hasta el final del proceso supone que cientos de miles de jóvenes podrán eludir la mili legalmente. La legislación admite aplazar la incorporación hasta los 27 años como máximo y, en ese momento, declararse objetor, lo que permite a los que ahora tienen menos de 24 años llegar hasta el 2003.

Servicio militar suspendido

La obligatoriedad del servicio militar no será suprimida sino sólo suspendida, al menos hasta que se derogue la Ley de Criterios Básicos de la Defensa Nacional, de 1980. Los ayuntamientos dejarán de alistar a los mozos para la mili a partir del próximo año.El proyecto de ley del Personal de las Fuerzas Armadas, que el Gobierno quiere aprobar antes del verano para que entre en vigor el próximo 1 de enero, regula también la plantilla del futuro Ejército profesional, la carrera militar -tanto de los cuadros de mando como de la tropa-, la enseñanza y la movilización de reservistas en caso de crisis.

El propio título de la ley indica que, a diferencia de la del Personal Militar de 1989, a la que sustituye, no se aplicará a los miembros de la Guardia Civil, que tendrán su propia norma.

El proyecto cifra en 48.000 los oficiales y suboficiales (1.720 menos de los previstos actualmente) y en 120.000 los soldados y marineros profesionales (el máximo permitido por el dictamen parlamentario). No se detallan los efectivos por empleos, salvo en el caso de los generales y almirantes, que se reducen de 300 a 265, de los que los 215 corresponderán a los ejércitos (ahora son 267) y 50 al órgano central y organismos internacionales (ahora son 33). También cifra, aunque no con carácter definitivo sino sólo para el primer lustro -se quiere dejar en manos del Gobierno la fijación de las plantillas quinquenales- el número de coroneles y capitanes de navío: 1.235 frente a los 1.340 actuales.

Con la limitación de la plantilla de coroneles se trata de evitar su aumento como consecuencia de otra medida prevista en la ley: la ampliación de 32 a 34 años del tiempo máximo de carrera para quienes no lleguen al generalato. El adelgazamiento de la cúpula militar se hará amortizando la mitad de las vacantes de general y un tercio de las restantes.

También se endurecerán los sistemas de ascenso: ya no será posible llegar por simple antigüedad a los empleos de coronel de la escala superior, comandante de la escala de oficiales y subteniente de la de suboficiales. El sistema de selección ahora vigente se completará con la retención en su empleo de los menos capacitados. Quienes resulten retenidos dos veces ya no podrán ascender.

En compensación, los militares conservarán intacta su retribución íntegra hasta los 61 años aunque, salvo los generales, pasen a la reserva a los 58. Se homologa así a todos los mandos con los de los cuerpos comunes.

El proyecto distingue tres clases de militares: de carrera (oficiales y suboficiales), de complemento (hasta ahora llamados de empleo) y de tropa y marinería profesional. Salvo los primeros, los otros tendrán carácter temporal (12 años como máximo), aunque algunos soldados podrán adquirir la condición de permanentes, con el empleo de cabo mayor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de mayo de 1998

Más información

  • Los nacidos antes de 1983 también se librarán si el ritmo de profesionalización lo permite