Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Santander reitera que no aportó datos falsos en las cesiones de crédito

., Jaime y Ana Patricia Botín, vicepresidente y consejera del Santander, respectivamente, manifestaron ayer, ante la juez de la Audiencia Nacional Teresa Palacios, que el banco no dio datos falsos en el caso de las cesiones de crédito. Jaime Botín, que también es presidente de Bankinter, aportó una sentencia que permitió a esta entidad financiera no responder a los requerimientos de Hacienda sobre este caso.

La juez Palacios concluyó ayer la ronda de toma de declaraciones a ejecutivos del Banco Santander por el caso de las cesiones de crédito. El turno le tocó al vicepresidente, Jaime Botín, y a Ana Patricia Botín, consejera e hija del presidente, Emilio Botín.Ambos abundaron, según explicaron fuentes jurídicas, en los argumentos esgrimidos por los restantes consejeros y ex consejeros de la entidad que han desfilado por la Audiencia Nacional.

Es decir, que los datos aportados por el banco a la causa, tras ser requerido por Hacienda, no eran falsos.Eran los que los clientes habían suministrado a las oficinas en los que habían suscrito las cesiones de crédito. Ana Patricia Botín explicó que una prueba de que los datos eran correctos está en que la mayor parte de los titulares de las cesiones de crédito coinciden con los nombres de las personas que regularizaron su situación con Hacienda posteriormente.

Una de las novedades más significativas de las declaraciones de ayer la brindó Jaime Botín, que también es presidente de Bankinter. Botín aportó a la causa una sentencia de la Audiencia Nacional a favor de Bankinter que permite a esta entidad no responder a un requerimiento de Hacienda, siempre y cuando ésta haga una petición genérica. Justo lo que hizo Hacienda en el caso de las cesiones de crédito. Algo similar ocurrió con La Caixa. Sin embargo, el Santander no había optado hasta ahora por esta vía.

Fuentes jurídicas sostienen, sin embargo, que el Santander no puede esgrimir ahora ese argumento, porque tenía que haber recurrido en su momento.

Una vez concluidas estas declaraciones, es el fiscal del caso, Jesús Santos, quien debe emitir un informe para que la juez Palacios determine el futuro del caso de las cesiones de crédito en relación con el Banco Santander.

Las cesiones de crédito eran unos productos financieros comercializados a finales de los ochenta, que consistían en que un banco o una caja traspasaba a un cliente un crédito suscrito por la entidad con un tercero, sin que se practicaran, en muchos casos, las retenciones fiscales pertinentes. Eso convertía a este producto en un refugio ideal para el dinero opaco.

45.000 operaciones

El Banco Santander fue una de las entidades que comercializaron este producto. De hecho, según fuentes jurídicas, entre 1987 y 1991, el grupo cántabro realizó unas 45.000 operaciones, con un volumen de 400.000 millones de pesetas.En 1992, el entonces juez de la Audiencia Nacional Miguel Moreiras impuso al banco una fianza de responsabilidad civil de 8.000 millones, que luego rebajó a 3.500 millones y finalmente anuló.

Además, en julio de 1996, un auto del juez Moreiras exculpó al Santander de cualquier tipo de delito fiscal. No obstante, dejó abierta la posibilidad de que se le pudiera considerar "cooperador necesario" del delito de alguno de sus clientes, extremo que está dilucidando la juez Palacios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de mayo de 1998

Más información

  • Botín presenta una sentencia de Bankinter