Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los empleados de Daimler matizan el apoyo a la fusión con Chrysler

Stuttgart / Tokio

Los empleados de Daimler-Benz en Alemania (134.000) condicionaron ayer su apoyo a la fusión con Chrysler a la puesta en marcha de garantías para la seguridad de su empleo. El presidente del comité de empresa de la fábrica de motores de Stuttgart- Untertuerkheim, Helmut Lense, reclamó la prórroga de la garantía de mantenimiento de empleo, que está vigente en la compañía hasta el año 2.000.En su edición de hoy, el diario Bild publica unas declaraciones del presidente de Daimler-Benz, Juergen Schrempp, en las que reafirma que la fusión con Chrysler creará empleo, ya que el grupo venderá más modelos Chrysler en Europa y más Mercedes en Estados Unidos.

Por otra parte, el semanario Der Spiegel informa esta semana que el fabricante alemán de automóviles está negociando la adquisición de la división de camiones de la firma japonesa Nissan. La publicación explica que ambas partes están negociando actualmente la transacción y los responsables de Daimler-Benz estiman que la compra podría cerrarse en los próximos meses.

La información fue desmentida ayer por Nissan en términos vagos. Con la adquisición, Daimler-Benz podría mejorar sus posiciones en el mercado asiático, no demasiado favorables por el nivel de sus precios. Nissan, que atraviesa un momento delicado, podría reinvertir los ingresos de esta venta en su división de turismos, asegura el semanario.

El anuncio de la negociación entre Daimler y Nissan coincide en Japón con una gran preocupación por la situación de la industria automovilística de aquel país tras las fusiones y alianzas que registra el sector en el mundo.

Diarios como el Asahi y el Yomiuri advertían ayer que los productores japoneses están callados porque no es fácil reaccionar ante las operaciones que están en marcha, dada la situación económica de Japón, y señalaban que el gran objetivo de las empresas japonesas en estos momentos es sobrevivir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de mayo de 1998