El madrileño Jesús Martín gana el Premio Relosillas de relatos

Tuvo que ser el voto de calidad del presidente del jurado, Alfonso Canales, el que decidiera ayer el reparto de la décima edición del Premio Relosillas de relatos, que convocan anualmente Unicaja y la Asociación de la Prensa de Málaga. Finalmente, el madrileño Jesús Martín Rodríguez logró las 700.000 pesetas del premio con Apología de Polícrates, un relato de tintes borgianos sobre la dualidad sueño y realidad, relegando al primer áccesit, dotado con 100.00 pesetas, al escritor y periodista granadino afincado en Málaga Guillermo Busutil. El granadino, de 36 años, que va camino de convertirse en el eterno segundo de la mayoría de los premios a los que se presenta, concursaba con El Puente del arquitecto, una revisión del Retrato de Dorian Gray, sobre el vampirismo creativo. La madrileña Ana Ayuso Verde, logró el otro áccesit con El gastrónomo, una obra de terror y canibalismo erótico. El jurado, conformado por el ganador del último Planeta Juan Manuel de Prada, la poetisa Aurora Luque, el novelista Antonio Soler, el catedrático de literatura y crítico Cristóbal Cuevas y el abogado y poeta Alfonso Canales, ha considerado que el nivel medio ha sido "bastante flojo". Este juicio no se extendió a los ganadores, que según Prada "estaban predestinados a ser premiados". Si de Rodríguez se valoró su clara influencia borgiana y la recreación de la oratoria helénica de los siglos IV y V a.c., y de Ayuso "la capacidad de enganchar una tensión en pocas páginas creando un ambiente creíble", según afirmaba ayer Luque, fue quizás Busutil el que logró, paradójicamente, los mayores elogios. "Está escrito con una prosa de orfebre, muy brillante, Busutil es un gran escritor, un hombre que va a dar mucho que hablar en la literatura española", afirmó De Prada. Otra de las curiosidades de esta edición es la coincidencia argumental en los cuentos de Rodríguez y Ayuso, donde los protagonistas masculinos acaban asesinando a sus amadas al no someterse éstas a sus deseos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 30 de abril de 1998.