Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía francesa empieza a actuar contra la destrucción de fruta española

Los antidisturbios de las CRS (Compañías Republicanas de Seguridad) actuaron la noche del lunes resueltamente contra dos centenares de agricultores que trataron de verter ante el consulado español de Burdeos la carga de un camión español de fresas. El camión había sido interceptado previamente. La intervención policial parece poner término a la proverbial inhibición de las autoridades de París ante los periódicos ataques que sufran las frutas y hortalizas españolas cada año.

En los encuentros mantenidos en los últimos meses con los representantes del Gobierno español, las autoridades francesas ofrecieron garantías de su voluntad de evitar en lo posible los ataques a las mercancías españolas. Las imágenes nocturnas de este lunes mostraron a los agentes dispersando a los manifestantes con gases lacrimógenos o reprimiendo a los piquetes que posteriormente trataron de provocar disturbios en las calles céntricas de Burdeos. Dichas imágenes contrastaron vivamente con las escenas de pasividad policial acuñadas a lo largo de los últimos años.

Los antidisturbios apostados en torno al consulado español utilizaron gases lagrimógenes para evitar la destrucción de la carga de fresas y dispersar a los agricultores. Las acciones de protesta, coordinadas por la Federación Nacional de Sindicatos de Explotaciones Agrícolas (FNSEA), van dirigidas a denunciar la caída de los precios de la producción francesa ante la competencia directa de las frutas y hortalizas españolas. Según esa federación sindical, las fresas españolas se venden a un precio que oscila entre las 175 y las 225 pesetas el kilo, inferior al coste de producción francés de esa fruta.

Los sindicatos agrarios franceses advirtieron ayer que si los precios continúan así, en los próximos días ocuparán las centrales de compra y continuarán con la detención en las carreteras de los transportes españoles.

Durante la última campaña, las ventas de fresas españolas en el exterior ascendieron a 210.700 toneladas informa Vidal Maté . De esta cantidad, el volumen más importante se comercializó en Alemania, con 104.000 toneladas, seguido de Francia con 46.600 toneladas. En tercer lugar se halla en Reino Unido con 20.000 toneladas.

Según los datos manejados por el director de la Federación de Productores y Exportadores (Fepex), José María Pozancos, durante el mes de abril de 1997 se comercializaron en Francia unas 17.000 toneladas de fresa. Consecuencia de las agresiones y amenazas de los agricultores franceses, el mes de mayo el mismo año, esa cifra cayó a solamente 5.000 toneladas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de abril de 1998

Más información

  • Los sindicatos agrarios amenazan con detener los transportes