Andalucía en Can Zam

Con el encendido de luces echará a andar hoy la Feria de Abril en los terrenos de Can Zam de Santa Coloma de Gramenet. El lema de este año está cargado de segundas intenciones: la convivencia. No hay duda de que para una parte importante de los asiduos a esta feria, que cumple 27 años, la convivencia es un valor en alza que quiere mantener a salvo de los avatares políticos del momento. Así se encargará de repetirlo estos días el presidente de la entidad organizadora, Francisco García Prieto. La polémica en torno a la ley del catalán se mantiene viva en el ánimo de la junta de la Federación de Entidades Culturales Andaluzas en Cataluña (FECAC), lo cual no impide que se quiera quitar hierro a la presencia del consejero de Cultura, Joan Maria Pujals, que hoy intervendrá en representación de la Generalitat en el acto de inauguración. Sin embargo, en privado, algunos miembros de la junta reconocen que la procesión irá por dentro porque no en vano a Pujals se le considera el padre de la criatura, una criatura a la que miran con recelo. Cuando hoy se accione el interruptor que encenderá por primera vez los millares de bombillas que alumbrarán el recinto hasta el próximo día 3 de mayo, los organizadores pretenden que queden atrás las polémicas que han marcado los últimos días sobre la oportunidad de celebrar la feria un año más en el solar de Can Zam. García Prieto restaba importancia ayer al espacio de que dispondrán las 41 casetas e insistía en que más o menos habrá el mismo terreno, aunque reconocía que las obras del futuro parque obligarán a los visitantes a esquivar más hoyos de los habituales. Una vez más, los organizadores aconsejan utilizar el transporte público -metro, autobuses y taxi- para evitar quedarse atrapado en un atasco. Sin embargo, habilitarán aparcamientos como el del Nudo de la Trinitat, con capacidad para 2.000 vehículos. Los organizadores parecen más preocupados por los pronósticos meteorológicos, que anuncian algunas lluvias, que por cualquier otra polémica a propósito del enclave. Las entidades que año tras año montan su caseta se afanaban ayer en dar los últimos retoques para dejarla lista. Un año más, quienes acuden parecen dispuestos a poner todo su empeño para que la Feria sea un éxito. De nuevo se disparan las cifras millonarias de posibles asistentes, difíciles de cuantificar pero que sin duda volverán a abarrotar Can Zam a ritmo de sevillanas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS