Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uno de cada tres alumnos de la Escuela Judicial ha solicitado clases de catalán

Barcelona

El 35% de los alumnos que integran la segunda promoción de la Escuela Judicial con sede en Barcelona, de la que saldrán los futuros jueces de toda España, ha solicitado de manera voluntaria recibir clases de catalán durante el año que durará su formación. El alto porcentaje ha sorprendido gratamente a los responsables del centro porque el aprendizaje de idiomas no está incluido en los planes de estudios y se planifica en función de la demanda. Además, recuerdan que sólo un número muy reducido de estos alumnos es de procedencia catalana y que este interés evidencia un deseo de quedarse destinados aquí en un futuro.

El director de la Escuela Judicial,Jesús Corbal Fernández, explicó ayer que 61 de los 172 alumnos que integran la segunda promoción y que iniciaron el curso hace una semana han solicitado recibir clases de catalán. Para ser exactos, 53 de catalán y 8 de valenciano. Estos últimos han precisado el matiz sabedores de la política lingüística que desde hace tiempo mantiene el Gobierno autónomo presidido por Eduardo Zaplana, que no reconoce en la Comunidad Valenciana la homologación de los conocimientos de catalán que se obtengan en Cataluña. Otros nueve futuros jueces han solicitado clases de euskera y cinco de gallego. Este es el primer año que los planes de estudio de la Escuela Judicial incluyen la posibilidad de aprender lenguas oficiales en España distintas del castellano, así como idiomas extranjeros. En este último caso, el inglés sigue siendo el más reclamado (124 alumnos). En el caso de las lenguas autonómicas, Jesús Corbal explicó que el Gobierno de cada comunidad asumirá el coste de los profesores y la organización de las clases. Actualmente, la Escuela Judicial, que depende del Consejo General del Poder Judicial, está en conversaciones para concretar estos detalles y para que las clases puedan impartirse fuera de la sede de la escuela, en la sierra de Collserola. Necesidad de continuación Corbal consideró muy positivo este interés por una lengua oficial en España distinta del castellano e incluso fue más allá: "Creo que con un año no hay suficiente para conocer un idioma y sería bueno que eso tuviera luego continuidad con los cursos de formación que la Generalitat organiza todos los años". Además, recordó que sólo 8 de los 172 alumnos son catalanes. Este interés de los futuros jueces españoles por el catalán contrasta con la postura que en los últimos días algunos colegas suyos destinados desde hace años en Cataluña han mantenido en contra de que se fomente esa lengua en la Administración de justicia. La agencia Efe informó ayer de que varios jueces de primera instancia de Barcelona han devuelto en los últimos días las carpetas que les ha suministrado la Generalitat para archivar los casos que tramitan por estar escritas únicamente en catalán. Fuentes del Departamento de Justicia restaron importancia a este hecho y explicaron que sólo uno o dos juzgados habían devuelto el material. Precisamente la junta de jueces de primera instancia y la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) se han dirigido a la Generalitat en las últimas semanas exigiendo que también se remitan carpetas en castellano. Del mismo modo, el juez decano de Barcelona, Joaquim Bayo, exigió el lunes a la Administración autonómica respeto por el bilingüismo. Sin embargo, el departamento que dirige Núria de Gispert ya ha anunciado que no variará su política y que velará por el cumplimiento de la Ley de Política Lingüística aprobada por el Parlament, que es, según ellos, al único que se deben. El director de la Escuela Judicial se negó ayer a analizar la polémica de estos últimos días, aunque precisó: "Nadie que sea inteligente debe oponerse al uso del catalán en la justicia". Corbal recordó que en su último destino como juez, la Sala Civil y Penal del TSJC, se utilizaba el catalán y el castellano de manera indistinta en los escritos y en las vistas, "y nunca hubo ningún problema".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de abril de 1998

Más información

  • La enseñanza de idiomas es voluntaria en la formación de los jueces