El presidente Havel se recupera muy de la operación intestinal'

El presidente checo, Václav Havel, mostraba ayer una "sorprendentemente buena condición" un día después de someterse a una operación para extirpar parte del intestino, pero los médicos advirtieron que todavía pueden surgir complicaciones. Havel, de 61 años, abandonó por la tarde la unidad de cuidados intensivos. "Progresa de forma satisfactoria y ha sido trasladado a una unidad de cuidados generales bajo estricto control", según un comunicado difundido por la Clínica Universitaria de Innsbruck, donde fue intemado el martes por la mañana. El doctor Ernst Bodner, jefe del equipo de cirujanos del hospital austriaco, manifestó que le habían sido extraídos 30 centímetros de intestino grueso. "Los órganos funcionan perfectamente, pero la enfermedad es de tal naturaleza que aún es posible que surjan complicaciones", afirmó. El jefe de la unidad de cuidados intensivos, Norbert Mutz se mostró más optimista: "Se siente bien y empieza a leer. Su condición es sorprendentemente buena".

Havel fue operado de cáncer de pulmón en 1996. El líder checo, que se encontraba de vacaciones con su esposa, Dagmar, en el Tirol, cuando sucedió el percance, recibió ayer mensajes de apoyo del presidente ruso, Borís Yeltsin; del canciller austríaco, Viktor Klima, y de la secretaria de Estado norteamericana, Madeleine Albright. Además, habló con el presidente de Austria, Thomas Klestil, y con varios políticos checos con los que se interesó por el resultado de la votación parlamentaria sobre el ingreso de su país en la OTAN.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS