"En el PP no somos héroes", dice Iturgaiz en solidaridad con la concejal dimisionaria

El presidente del PP vasco, Carlos Iturgaiz, justificó ayer la renuncia de la concejal de Rentería (Guipúzcoa) Concepción Gironza, tres horas después de hacerse oficial, porque a nadie se le pueden exigir "heroicidades". Los conservadores afrontan sustitución de Gironza, en cuyo domicilio ETA colocó una bomba el 1 de abril, y del edil José Luis Caso, asesinado por la banda el pasado diciembre. Las reticencias de los candidatos son notorias.

"No somos héroes. Ni Gironza ni Iturgaiz ni los cargos del PP. Somos personas de carne y hueso queremos trabajar en paz, pero ETA y sus secuaces lo están intentando impedir". Iturgaiz jusificó así la dimisión que la concejal presentó oficialmente por la mañana en el ayuntamiento de Rentería. Tras el abandono de Gironza, en cuya vivienda una bomba de ETA causó serios destrozos hace dos semanas, y después del asesinato de su correligionario José Luis Caso en diciembre, no quedan concejales populares n Rentería. Sustituirlos va a ser difícil. El próximo lunes se reúnen la ejecutiva guipuzcoana del PP y la agrupación local de Rentería para designar a los sustitutos. Iturgaiz no descartó difiIcultades para hallar voluntarios.Gironza -primer cargo electo dimite por amenazas de ETA y que meditaba desde hace eses su retirada- presentó su escrito de renuncia a las ocho de mañana. Lo hizo otra persona en su nombre. De hecho, hace tiempo que no pisaba un consistorio en el que, horas después del asesinato de Caso en Irún, preguntó a los ediles de HB si ella iba a a ser la próxima víctima mortal de la organización terrorista.

Tres horas después compareció Iturgaiz en la sede popular bilbaína para agradecer públicamente la dedicación de una concejal de 54 años cuyo nombre ha aparecido con frecuencia en los siniestros puntos de mira que salpican las paredes de Rentería. "No se le pueden pedir heroicidades. Sólo cabe darle las gracias por haberlo dado todo mientras ha sido concejal", apuntó el presidente del PP vasco. "Los mafiosos de ETA y sus secuaces no nos dejan trabajar. Hay límites a la resistencia", añadió. Durante los próximos días el PP tratará de encontrar personas dispuestas a asumir un riesgo evidente. No está del todo claro que lo logre.

Manuel Zamarreno, que se ofreció para ocupar el asiento de Caso, está inmerso en un proceso judicial por calumnias por haber acusado a los concejales de HB de Rentería de haber proporcionado información a ETA para que asesinara al edil conservador. "Ha mostrado disposición para incorporarse", señaló ayer un portavoz del PP de Euskadi. No las tiene todas consigo. "Hasta el lunes no podemos confirmarlo", añadió. José María Trimiño, que figuraba el cuarto en las listas populares para las elecciones municipales de 1995, sufre un crudo dilema: "No he hablado con el partido. Tengo que pensarlo", dijo ayer a Europa Press. El PP prefiere curarse en salud. Y, aunque niegan que se vaya a producir una desbandada, admiten que las plazas de Rentería puedan quedar vacantes. "El problema es que hay déficit de libertad. Los responsables son ETA y HB, que crean una atmósfera irrespirable", precisó Iturgaiz.

Pero el dirigente conservador aprovechó la conferencia de prensa para repartir estopa a los nacionalistas, especialmente al PNV, al que acusó de dirigir "miradas cómplices hacia los compatriotas descarriados [de ETA y su entorno] y de rentabilizar el terrorismo". Y criticó al consejero vasco de Interior, Juan María Atutxa, por pedir la retirada de agentes de la Guardia Civil.

"En la lucha contra el terrorismo no sobra nadie", clamó Iturgaiz. "¿Quién desarticuló los comandos Vizcaya y Álava? ¿Quién liberó a Ortega Lara ?, se cuestionó. El puyazo a Atutxa, algo poco habitual desde las filas de la derecha, fue contundente. "De unos meses a esta parte", dijo, "está irreconocible. Actúa más como cabeza de lista por el PNV en Vizcaya que como consejero de los vascos. Vamos a pensar que no quiere, no puede o no sabe. Cuando la gentuza de Jarrai [juventudes de HB] chantajea y extorsiona a cara descubierta [a los comerciantes], como ocurrió en Oiartzun [el fin de semana pasado], Interior debería tener algo que decir". Precisamente ayer, el director general de la Guardia Civil, Santiago López Valdivielso, subrayó a Efe que "el día que acabemos con ETA, reduciremos la presencia de guardias civiles en el País Vasco".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS