Condenado por torturas un ex guardia civil de Formentera

, La Audiencia de Palma condenó ayer al antiguo sargento de la Guardia Civil del puesto de Formentera, Rafael Prado Durán, a un año y seis meses de cárcel y ocho meses de inhabilitación por cuatro delitos de detención ilegal y tres de tortura, así como a una indemnización de 1,5 millones de pesetas, de la que el Estado será responsable civil subsidiario.

El sargento Prado, de 50 años, que en 1993 estaba destinado en la isla de Formentera, fue acusado de detención ilegal, coacciones y malos tratos por los atropellos cometidos en una supuesta operación antidroga.

Prado, sin uniforme y sin identificarse, detuvo de madrugada a punta de fusil ametrallador a tres personas, pese a que contra ellas no tenía ninguna sospecha fundada. Se hizo acompañar de un policía local, de paisano y fuera de servicio, que conducía su coche particular. En este vehículo los tres detenidos fueron trasladados al cuartelillo de la Guardia Civil, sin ser advertidos de sus derechos constitucionales. El sargento interrogó y maltrató a los retenidos acusándoles de traficar con drogas. El fiscal relató que el condenado abofeteó y colocó un estilete en el cuello a uno de los detenidos y afirmó: "A mi me meterán en el trullo, pero a ti te rajo, hijo de puta".

Al cabo de 40 minutos, los tres ciudadanos fueron puestos en libertad en la zona portuaria de Formentera. La Guardia Civil no efectuó atestado ni informó al juzgado de guardiá ni al fiscal. Dos de las personas arrestadas presentaban heridas leves.

Horas después, el acusado ordenó la detención e ingreso en calabozo de otro vecino de Formentera a quien intentó imputar una actuación ilícita de posesión y tráfico de drogas. Prado le advirtió: "A mí no me cuesta nada decir que te he cogido por la calle con esta bolsa [de droga, que el sargento poseía y le exhibía]".

El sargento Prado aquel mismo día abofeteó y maltrató a dos jóvenes que acudieron al cuartel a recoger una cazadora que habían perdido. El resto de implicados del cuartel y un policía local juzgado en el mismo caso fueron absueltos por los jueces.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0007, 07 de abril de 1998.

Lo más visto en...

Top 50