Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Telemadrid anuncia su privatización parcial en dos años

La Comunidad mantendrá una participación minoritaria

Telemadrid está al borde de su privatización. Su presidente, José López López, anunció ayer que en el 2000 el canal tendrá "una gestión mixta, con socios privados y una participación minoritaria de la Comunidad de Madrid". El proceso privatizador empezará en 1999 con "una serie de alianzas". La Comunidad quiere contar con un socio financiero -preferentemente Cajamadrid- y un aliado tecnológico afin al sector de la comunicación. Telemadrid puede convertirse así en la primera autonómica que se acoja al plan de privatización de los terceros canales que tramita el Congreso a iniciativa del Gobierno.

Telemadrid está dispuesta a abrir sus puertas al capital privado. El canal madrileño, al igual que el valenciano Canal 9, han expresado reiteradamente sus intenciones privatizadoras. Un proceso impulsado ahora por el proyecto de ley que permite la privatización de los canales autonómicos elaborado por el Ejecutivo de José María Aznar, que actualmente se tramita en el Congreso de los Diputados. Las intenciones privatizadoras de Telemadrid fueron ratificadas ayer por el presidente del Consejo de Administración del Ente Público Radiotelevisión Madrid (RTVM) y diputado regional del PP, José López López.En una conferencia sobre El Modelo de Gestión de las Televisiones Públicas, enmarcada dentro de unas Jornadas sobre Televisión organizadas por el Instituto de Empresa de Madrid, López afirmó que la privatización de Telemadrid culminará en el año 2000. "La nueva política de alianzas de la sociedad anónima Televisión Autonómica de Madrid estará en marcha en la segunda mitad del año 1999, y en el año 2000 la cadena tendrá una gestión mixta con socios financieros y, tecnológicos privados y participación pública minoritaria de la Comunidad de Madrid", añadió.

El proyecto del actual Gobierno madrileño es que el capital en la futura sociedad mixta esté repartido en dos paquetes accionariales, al margen del que se reserve la Comunidad. El Gobierno que preside Alberto Ruiz-Gallardón pretende contar con un socio financiero -fuentes de la Comunidad han expresado su deseo de que Cajamadrid obtenga alrededor de una tercera parte del accionariado total- y un socio tecnológico, nacional o internacional, con experiencia en el sector de la comunicación.

En este sentido, aseguró que la nueva Ley de Televisión Autonómica no podrá ser promulgada en esta legislatura, ya que todo hace pensar que la ley que se está tramitando en las Cámaras no podrá ser promulgada hasta los primeros meses de 1999. Esto hace inviable que la ley autonómica pueda ser tramitada en la Asamblea de Madrid antes del mes de abril, fecha en que se disolverá la Asamblea por convocatoria de las elecciones autonómicas.

No obstante, López López expresó su deseo de que el PP vuelva a ganar por mayoría las elecciones autonómicas para llevar esta nueva ley a buen término.

Acuerdos con otras TV

López López destacó que la nueva ley dará libertad para gestionar Telemadrid como se crea más conveniente para los intereses de la Comunidad de Madrid y sus ciudadanos; y subrayó que puede ser importante en las relaciones de la cadena autonómica con Castilla-La Mancha y Castilla-León, puesto que la ley permite emitir en canales autonómicos contiguos.El proyecto de ley para consentir la privatización de las autonómicas permite que cada comunidad disponga de dos canales propios y contempla la posibilidad de que televisiones de comunidades autónomas contiguas "establezcan convenios de colaboración para permitir la emisión de uno o varios programas de una a otra".

"También podremos hacer programas en conexión con otras autonómicas, sin formar cadena, hasta el 25% del tiempo, de emisión semanal. Telemadrid va a solicitar que se alcance hasta el 50% para poder obtener un adecuado rendimiento de este factor", agregó.

José López López afirmó que Telemadrid ha reducido su deuda de 35.000 millones de pesetas a 27.000, teniendo en cuenta que RTVM aportó 3.000 millones a este fin.

Por su parte, el senador y portavoz socialista en la Asamblea de Madrid, Jaime Lissavetzky, afirmó ayer que las intenciones privatizadoras de López "tienen en contra a los trabajadores de Telemadrid, a buena parte de la sociedad madrileña y, naturalmente, al PSOE".

Lissavetzky recordó que su partido presentó una enmienda a la totalidad contra el proyecto de ley que abre la puerta a la privatización de las autonómicas e insistió en que mantendrá su veto cuando se debata en el Senado. "La gubernamentalización y la horterada en la que está cayendo Telemadrid será corregida y aumentada si se privatiza", añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de abril de 1998