Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar nombra embajador en Cuba y pone fin a la crisis diplomática con Castro

El presidente del Gobierno, José María Aznar, anunció ayer por sorpresa la normalización de relaciones diplomáticas con Cuba y anunció que el Consejo de Ministros nombrará hoy embajador de España en La Habana a Eduardo Junco, de 52 años, un diplomático de carrera que actualmente estaba destinado en el Ministerio de Asuntos Exteriores, en Madrid. De esta forma se cierra un prolongado periodo, de 16 meses, en el que España ha carecido de una representación al máximo nivel en La Habana. La situación se desbloqueó tras una conversación telefónica que Aznar y Fidel Castro mantuvieron durante el pasado fin de semana.

MÁS INFORMACIÓN

A partir de ahí, el Gobierno cubano concedió el plácet en un tiempo récord y llegó el pasado martes a la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores. Símbolo de esa normalización de relaciones es la visita que el próximo lunes realizará a Madrid el ministro cubano de Exteriores, Roberto Robaina, para entrevistarse con el presidente español, José María Aznar. El nombramiento de embajador era la principal asignatura pendiente de la política exterior del Gobierno del PP y, entre otras cosas, desbloquea la posibilldad de que los Reyes viajen a la isla durante este año para con memorar el centenario de 1898. Aznar convirtió el anuncio del nombramiento de embajador en un golpe de efecto parlamentario. Aprovechó una pregunta en la sesión de control al Gobierno en la que el diputado socialista Rafael Estrella se interesaba por cuándo se nombraría embajador, para responder lacónicamente desde su escaño: "Mañana".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de abril de 1998

Más información

  • La decisión adoptada por el Gobierno desbloquea el posible viaje de los Reyes a la isla