Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Liberadas sanas y salvas las dos misioneras españolas secuestradas el pasado lunes en Ruanda

Las dos religiosas españolas secuestradas el lunes en Ruanda, Sagrario Larralde Solano y Rosa Muñoz Andrés, fueron puestas ayer en libertad. Desde las nueve de la noche, hora peninsular española, se encuentran en una misión carmelita de Goma (República Democrática del Congo, antiguo Zaire), donde el embajador español las recogerá hoy para su evacuación a España el próximo martes. Las familias respiraron con alivio después de una semana de espera. La madre de una de las religiosas confirmó que fueron secuestradas para atender a guerrilleros heridos.

"Sólo sentimos una grandísima alegría. Alegría y alegría", decía anoche a este periódico la cuñada de Sagrario Larralde, Victoria Martínez. "Sólo sabemos que las han liberado, que están bien y eso es lo importante. Ni siquiera sabemos dónde están".Larralde, enfermera navarra de 62 años, y Muñoz, médico de Guadalajara, de 32, según contó la Oficina de Información Diplomática (OID), están en Goma, donde los secuestradores las han llevado después de un periplo que arrancó el pasado lunes de madrugada en el noroeste de Ruanda, en un pueblo llamado Kibumbu, donde las religiosas fueron secuestradas junto a cinco monjas lugareñas por rebeldes hutus. Allí desempeñan su trabajo en la misión de la orden de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana. Las cinco monjas ruandesas fueron liberadas esta semana.

"Los guerrilleros las han tratado estupendamente y se encuentran en perfecto estado de salud", contó ayer un portavoz de la OID. El embajador de España en Kinsasha (capital de la República Democrática de Congo), José Antonio Bordallo Huidobro, irá a buscarlas a Goma, las acompañará a Kinsasha, de donde partirán casi inmediatamente para llegar el martes a España. Anoche no se conocían más detalles del secuestro ni de la liberación.

"No tienen queja salvo la lógica de haber estado secuestradas una semana. Están muy contentas y muy cansadas", declaró el director de la OID, Joaquín Pérez-Villanueva, a TVE. "Al parecer, han estado atendiendo a guerrilleros heridos, aunque no tenemos identidad de sus captores".

"Estamos muy contentas. Lo importante es que se hallan bien. No sabemos cómo las han liberado ni en qué lugar exacto de Goma se encuentran, pero lo importante es que hemos oído sus voces de nuevo", declaró emocionada a este diario Antonia Azpilicueta, de la orden de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana, a la que pertenecen las dos misioneras. "Nuestro embajador va a ir a buscarlas mañana [por el domingo] a Goma y está previsto que el lunes tomen un avión para llegar a Madrid el martes", añadió.

Por su parte la madre de Rosa Muñoz declaró a la agencia Efe que su hija le ha confirmado que el motivo de su secuestrado no era otro que el de curar a varios combatientes heridos y que en todo momento ha recibido un trato correcto y ha estado bien atendida. Muñoz añadió que tanto ella como su compañera se encontraban muy cansadas y que el único deseo que tenían por ahora era reposar.

Goma es la capital de la provincia zairefia de Kivu norte, una ciudad desvencijada que malvive del comercio y el contrabando con la vecina Ruanda. En sus cercanías operan las milicias radicales hutus y los restos del derrotado Ejército hutu. Desde sus bosques,Iindando con la frontera ruandesa, estos hutus opuestos al Gobierno pro tutsi de Kigali, lanzan numerosas. incursiones en territorio ruandés. El Ejército de Laurent Kabila, cuya revolución contra el dictador Mobutu Sese Seko partió de estos parajes a las orillas del lago Kivu, es incapaz de controlar esta actividad militar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de marzo de 1998

Más información

  • Sagrario Larralde y Rosa Muñoz regresarán a España el martes