Editorial:Editorial
i

¿Quién canta victoria?

LA SALA de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Supremo ha desestimado por mayoría -21 a 13- uno de los recursos presentados contra el nombramiento de Eduardo Fungairiño como fiscal jefe de la Audiencia Nacional. El recurso cuestionaba en particular la legalidad del ascenso de Fungairiño a fiscal de Sala del Supremo, trámite previo al nombramiento propiamente dicho. Aunque se desconocen los fundamentos jurídicos de la sentencia, pendiente de redacción, se sabe que la discusión fundamental versaba sobre el carácter vinculante o no del pronunciamiento del Consejo Fiscal, contrario al ascenso de Fungairiño.La resolución del Supremo fue acogida con alivio en medios gubernamentales dado el laberinto en que se había metido el Ejecutivo al insistir en mantener la candidatura de un fiscal sancionado y cuyo nombramiento había sido rechazado -o al menos desaconsejado unánime y reiteradamente- por la carrera fiscal. El nombramiento del fiscal jefe de la Audiencia es competencia del Gobierno a propuesta del fiscal general, "previo informe del Consejo Fiscal". Pero para acceder a ese cargo es preceptiva la condición de fiscal de Sala del Supremo, que no tenía Fungairiño. El estatuto del ministerio fiscal establece qué los ascensos son competencia del fiscal general "conforme a los informes del Consejo Fiscal".

Más información

Tales informes fueron contrarios al ascenso. La discusión se planteaba sobre si ese pronunciamiento es vinculante.Hasta ahora se había interpretado siempre en el sentido de que el dictamen del Consejo es consultivo en materia de nombramientos y vinculante en cuestión de ascensos. Nunca es tarde para cambiar de criterio, pero parece lógico pensar que si el legislador que. ría establecer en ambos casos el carácter meramente consultivo hubiera empleado la misma expresión. En castellano, "previo informe de" no es lo mismo que "conforme a". Pero el tribunal ha opinado de manera diferente, y a ello hay que atenerse.

Sin embargo, resulta arrogante presentar ese desenlace como un triunfo del Gobierno que "desmantela la estrategia del PSOE" como ha declarado un senador del PP. Fueron las asociaciones profesionales -la progresista y la conservadora- quienes consideraron ilegal el nombramiento, y ambas opinaron ayer que la sentencia compromete el equilibrio entre dependencia jerárquica y sujeción al principio de imparcialidad establecido por la Constitución. Por ello, dicen que si el estatuto del ministerio fiscal permite rompe ese equilibrio, habrá que modificar esa norma. La cuestión es si valía la pena enconar la relación con lo fiscales hasta este punto por contentar a quienes hicieron bandera de la promoción de Fungairiño.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 27 de marzo de 1998.

Lo más visto en...Top 50