"Cometí un error" dice el ex ministro Botero al dejar la cárcel en Colombia

"Cometí un grave error y lo pagué", confesó el ex ministro de Defensa, Fernando Botero, en un breve comunicado, minutos antes de salir de la Escuela de Caballería donde permaneció 29 meses y 11 días purgando una condena por enriquecimiento ilícito y falsedad en documento público dentro del escándalo levantado por la aportación de dinero del cártel de Cali a la campaña que llevó a Ernesto Samper a la presidencia.

Botero salió por "la puerta de atrás" de la sede militar. El comunicado, con su firma, lo leyó su secretaria a los numerosos periodistas que esperaron infructuosamente durante horas para lograr una foto, una imagen, o una declaración. Botero, de 41 años, fue por muchos años hombre de confianza del presidente Ernesto Samper; fue director administrativo de su campaña y su primer ministro de Defensa. Iba, a juicio de muchos, con paso firme a la candidatura liberal a la presidencia. Todo cambió cuando estalló el escándalo por la llegada de seis millones de dólares (900 millones de pesetas, al cambio actual) por parte del cártel de Cali a la campaña. Botero renunció a su cargo y, casi de inmediato, a mediados de agosto de 1995, se dictó en su contra orden de captura. En un principio negó los hechos. Muchos interpretaron su actitud como el sacrificio de un hombre leal para contener el escándalo que día a día tomaba mayores dimensiones.

Pero en enero de 1996, Botero pasó de negar a delatar. En una entrevista televisada, propinó el más duro golpe que ha recibido Samper durante este interminable escándalo. "Sí sabía", dijo, y desmintió así a su jefe, que siempre ha mantenido que todo ocurrió a sus espaldas. Pero como acusó y se lavó las manos, la sensación que dejó fue la de una confesión a medias. Según Botero, todos los responsables de la campaña, incluido el actual candidato a la presidencia, Horacio Serpa, supo de la entrada del dinero sucio. Samper y sus amigos sostienen hoy que el dinero del cártel entró, pero que Santiago Medina, el tesorero de la campaña, hoy bajo arresto domiciliario, y Botero lo desviaron a sus cuentas particulares.

"Finca de recreo"

Al conocerse la libertad del ex ministro, hijo del famoso pintor y escultor Fernando Botero, Guillermo Nieto Roa, el abogado de Samper durante el juicio al presidente que se llevó a cabo en el Congreso, afirmó: "Es un error de la justicia colombiana". Según él, Botero no estuvo en una prisión sino en "una finca de recreo". Insiste Nieto Roa en la denuncia que planteó en la fiscalía contra Botero y contra Santiago Medina por apropiación de fondos de la campaña que desviaron a sus cuentas en el exterior.Botero ha cumplido sólo la tercera parte de su condena. Su libertad ha reavivado en Colombia la polémica por el narcoescándalo. Se ha vuelto a cuestioar el que la mayoría de los implicados en estos hechos sigan en sus cargos públicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de febrero de 1998.

Lo más visto en...

Top 50