Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Investigadas tres funerarias de Vigo por revender ataúdes

El cambio de féretros se producía en un punto intermedio entre el lugar del fallecimiento y el del entierro

Un juzgado de Vigo investiga a tres funerarias por "efectuar de manera sistemática cambios de féretro" con cadáveres a su cargo. Así lo hicieron al menos en 213 ocasiones durante el año pasado, según la denuncia que ahora investiga el fiscal. Los familiares de los fallecidos han estado pagando dos ataúdes, el primero de los cuales volvía a ser puesto a la venta por los autores de este macabro trajín, acusados de un delito de estafa y de otro contra la salud pública.

La noticia, publicada ayer por Faro de Vigo, implica a tres funerarias, dos de la provincia de Pontevedra y una, de Ourense. Las dos primeras, según el proceso que recoge la denuncia, daban el "cambiazo" de féretros en un lugar que no se precisa, entre Vigo, ciudad del fallecimiento, y el municipio de inhumación del cadáver. Después, en la factura del enterramiento, se incluía una cantidad no detallada, como gasto extra, equivalente al costo del primer féretro, que a su vez era puesto de nuevo a la venta en otra funeraria de Pereiro de Aguiar (Ourense).En esta última funeraria fueron descubiertos en venta féretros fabricados en exclusiva por una carpintería viguesa para una funeraria de la ciudad, Emorvisa, que cubría el primer traslado del cadáver.

Aquí comenzaba el servicio contratado por los familiares de los fallecidos con alguna de las funerarias defraudadoras. Con este sistema, los familiares de los fallecidos habrían sido estafados en más de 40 millones de pesetas, a unas 160.000 pesetas por enterramiento. La fiscalía ha abierto diligencias contra las tres funerarias por un presunto delito de estafa.

Riesgo de contagio

Los hechos, según el mismo diario vigués, son conocidos desde el 21 de noviembre por la Consellería de Sanidade de la Xunta de Galicia, que dio traslado de los mismos al fiscal sin haber adoptado ninguna medida preventiva, pese al alto riesgo de contagio que puede derivarse de la manipulación de los cadáveres y la reutilización del féretro que ocupaban inicialmente.La Conselleria tiene documentados dos casos en que personas fallecidas -una a causa de inmunodeficiencia y otra debido a una neumonía vírica, enfermedad altamente contagiosa-, fueron cambiadas de féretro hace unas semanas en un tanatorio de Mos, municipio colindante a Vigo.

Fuentes del sector consultadas por Faro de Vigo señalan que "el vestido de los ataúdes está realizado con material altamente poroso, en el que es extremadamente fácil que se produzcan adherencias. El cadáver de un fallecido por una enfermedad contagiosa y que ha pasado 14 horas en el féretro deja en él sustancias altamente tóxicas", concluye.

Esta manipulación de cadáveres tiene un precedente en Málaga, donde el pasado 6 de octubre fueron hallados en un almacén restos de 50 cadáveres pendientes de cremación, cuando los familiares pensaban que estaban incinerados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de febrero de 1998