Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Conseguir habitación, misión imposible

Los 100.000 participantes en la feria de turismo Fitur copan las 50.000 plazas de hotel de la capital

En el Ifema se celebra, desde el día 28 hasta el 1 de febrero, la feria del turismo por excelencia: Fitur (Feria Internacional del Turismo). Los profesionales discuten sobre dónde llevar a los turistas, qué deben comer los turistas, qué deben visitar los turistas o dónde tienen que dormir los turistas. Eso sí, que a ningún turista se le ocurra venir a ver Madrid durante el tiempo que dura Fitur. No hay habitaciones libres en los hoteles. Los expertos del entretenimiento viajero las han copado todas.

Más de 100.000 personas, entre expositores y visitantes, participan en la feria. De esta cifra, un buen número, imposible de calcular, viene de fuera de la capital. Y de éstos, casi 10.000 proceden del extranjero. Tanta afluencia ha provocado que muchos profesionales de paso por Madrid hayan tenido que buscar hotel lejos de la capital. En Getafe o en Colmenar. Donde sea. En Madrid, ni soñarlo.

Los organizadores de la feria son optimistas. Calculan que esta edición, la 18ª superará el número de visitantes del año pasado: más de 132.000. Por eso, basta con llamar a los hoteles de cierta categoría de la ciudad ("la gente de Fitur va a sitios de tres estrellas como mínimo", sentenció ayer la recepcionista de un establecimiento) para comprobar que no cabe un alfiler.

Cada año, igual

"Todos los años estamos igual. Esta feria mueve a muchísima gente, y no nos quedan habitaciones desde hace días. Pero es probable que mañana [hoy para el lector] baje la ocupación y volvamos a tener sitio libre", comentó ayer un empleado del hotel Villa Real.Tampoco en el Palace atendían demandas de habitación: "El martes y el miércoles fueron los días más fuertes. Pese a ser algo habitual cada año, hemos notado que en esta edición de la feria ha venido más gente", dijo Carmen Castro, relaciones públicas de este hotel. "Fitur agota las existencias, pero lo mismo pasa con la Pasarela Cibeles o Iberjoya", añadió una recepcionista del hotel Príncipe de Vergara.

Un simple paseo por los diferentes pabellones de Fitur fue suficiente para confirmar el tirón que la feria tiene entre la gente. También entre las empresas: 5.350 firmas exponen sus ofertas, desde líneas aéreas a empresas especializadas en el turismo rural de la sierra norte de Madrid.

El de ayer fue, además, un día de marcado tono político: acudieron multitud de alcaldes y presidentes autonómicos con el fin de promocionar las excelencias de cada sitio. Cada político se movió acompañado por la televisión local de la zona. Hasta Julio Iglesias se dejó caer por Fitur, pero cobrando: 375 millones de pesetas le ha pagado la Comunidad Valenciana por cantar las glorias y virtudes de la región.

A pocos metros de Julio, el mismísimo Giuseppe Verdi y Cervantes (unos actores se encargaron de resucitarles) saludaban a quienes pasaban ante el puesto de Madrid. En el interior, una reproducción de la cafetería del Teatro Real acogía a una comitiva municipal encabezada por el alcalde. En total, entre países y regiones, 162 lugares distintos del planeta están representadas en los 43.000 metros cuadrados de exposición. Fitur, la segunda feria de turismo del mundo, después de la de Berlín, abrirá mañana sus puertas al público por 700 pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de enero de 1998