Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de Leganés critica la ineficacia del plan de inversiones

Las palabras del director general de Administración Local del Gobierno regional, Alejandro Sanz, respecto a que el plan regional de inversiones- funciona mal en el sur porque sus gobernantes no han hecho nada, es una "osadía tremenda" para el alcalde de Leganes (175.000 habitantes), el socialista José Luis Pérez Ráez. En opinión del regidor leganense, Sanz debería dedicarse a otra actividad, como la canción, "ya que le sería más propicia por el nombre que tiene" ' en vez de administrar el erario público.

Según el alcalde, el plan de inversiones Prisma no ha funcionado porque el Gobierno regional se ha reservado la potestad de revisar todos los proyectos antes de financiarlos. El regidor recordó que si la Comunidad quiere que el plan funcione, ella es la obligada a aligerar los trámites y a pagar las obras que ya han comenzado todos los ayuntamientos de la zona sur. "Estos señores confunden sus deseos con la real¡dad del día a día", explicó el alcalde de Leganés, quien añadió que la Comunidad aún debe a los consistorios del sur dinero del anterior plan de inversiones.

El hecho de que estos retrasos no se produzcan en municipios como Las Rozas, Majadahonda o Pozuelo de Alarcón, todos gobernados por el PP, deja ver, en opinión de Pérez Ráez, para quién se diseñó el plan: "Es una desfachatez decir que los proyectos se retrasan por nuestra culpa, mientras en los municipios donde gobierna el PP no hay ninguna dificultad".

Leganés tiene solicitados 4.000 millones de pesetas en inversiones dentro del plan regional. Hasta el momento, sólo ha ejecutado proyectos por valor de 394. Entre las obras paradas están la segunda fase del polideportivo Olimpia, el centro cultural de San Nicasio y la Operación Asfalto. "De la Comunidad no estamos recibiendo ni una sola peseta. Vamos a pedir a Ruiz-Gallardón [presidente regional] menos manifestaciones y más realizaciones", concluyó el regidor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de enero de 1998