Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La estación de Badajoz

¿Qué diría el señor Pujol si viera llegar a la estación de Sants, a las 23.30, vacía, sin servicios de atención al usuario, sin taxis, sin autobuses, rodeada de vacío y delincuencia, a un grupo de usuarios del tren procedentes de Extremadura o Andalucía, con una media de 10 horas de viaje y dos maletas sobre sus espaldas, aparcados en la vía más distante, sin escaleras mecánicas ni ascensores de acceso a la salida de la estación? Probablemente creería que estaba teniendo un mal y surrealista sueño y correría a comprobar que lo era.No pasa lo mismo con el señor Rodríguez Ibarra en Badajoz, donde esta situación se produce desde hace muchos años, de forma crónica e irrespetuosa para los miles de viajeros que van cada año de Barcelona a Badajoz.

Señor Rodríguez Ibarra, por si ni usted ni ninguno de los que comparten el poder en- mi región con su persona necesitan de los servicios de la Renfe, por disponer de mejores transportes, le comunico la sordidez de su estación y las medidas imprescindibles para que se considere un medio digno de viajar para los que lo necesitan:

1. Que el tren Barcelona-Badajoz llegue antes de las 22.00, como sucede en la línea inversa.

2. Que pare en la vía que está junto a la salida, facilitando la misma a los viajeros.

3. Que, mientras haya trenes entrando o saliendo de la estación, funcione una oficina, con su teléfono correspondiente, para atender tanto a los usuarios como a los familiares de los mismos, preocupados por su destino.

4. Imprescindible, como lo anterior, que haya un servicio permanente mientras haya trenes, de taxis y autobuses al centro de la capital.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de enero de 1998