Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

70 mayores aguardan compañero

, Setenta ancianos aguardan en una lista de espera a que surja el compañero de piso adecuado: alguien cuyas costumbres no chirríen con su concepto de la vida.A comienzos de este curso se presentaron 300 solicitudes de jóvenes dispuestos a compartir casa con un mayor, pero la mayoría han sido rechazadas. María Angeles Aguilar, encargada de las entrevistas de este programa en Solidarios para el Desarrollo, explica que con una selección estricta intentan evitar futuros problemas.

"Buscamos universitarios que hayan convivido con sus abuelos, para que sepan lo que es una persona mayor, que presenten cierta madurez y que tengan experiencia como voluntarios", asegura.

"Solemos desechar a aquellos que sólo buscan un piso gratis sin ninguna motivación social, porque se trata de que los mayores tengan compañía", añade. "Preferimos chicas porque la mayor parte de los mayores que acuden a nosotros son viudas que se sienten más cómodas conviviendo con una mujer", apostilla Aguilar.

MÁS INFORMACIÓN

De hecho, de las 72 parejas ya formadas, todas menos dos están integradas por una anciana y una chica. La mayoría viven en distritos envejecidos como Salamanca, Chamberí y Centro.

Lo habitual es que los ancianos que requieren la compañía de universitarios tengan un nivel cultural medio-alto.

"Tampoco parece que tengan mucha cabida en el proyecto los jóvenes que salen de juerga todas las noches y llevan a casa a todos sus amigos, porque la gente mayor no suele aceptar esas costumbres", matiza.

"No es que haya que ser un santurrón, buscamos a estudiantes que, por sus circunstancias, vayan a estar bastante tiempo en casa porque de lo que se trata es de queden compañía", concluye Aguilar.

A los mayores se les exige contar con una habitación idónea para el estudiante y tolerancia para entender que viven con alguien mucho más joven. Tienen que ser, además, personas autónomas que precisan compañía sin graves padecimientos físicos ni psíquicos.

Por ahora estos experimentos de convivencia suelen durar un curso. En estos dos años de rodaje no se han dado apenas problemas de convivencia serios en estos pisos.

Solidarios para el Desarrollo. Programa de pisos compartidos. Teléfono: 394 64 25.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de enero de 1998