Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Londres pide más comprensión con Turquía y más apoyo a Chipre

El conflicto con Turquía amenaza con oscurecer el inicio de las negociaciones de ampliación de la Unión Europea (UE) al Este y a Chipre. La presidencia británica propugna una mayor condescendencia con el Gobierno de Ankara, pero también una defensa más acerada de su antigua colonia chipriota que su antecesora, la luxemburguesa.El primer ministro británico, Tony Blair, dejó claro ayer que "buena parte de la responsabilidad" del malentendido entre la UE y Turquía "es responsabilidad" de Ankara, por su brusca reacción al Consejo Europeo de Luxemburgo, el pasado diciembre.

El Gobierno turco amenazó con anexionarse la parte norte de Chipre que ocupa militarmente, como respuesta a que los Quince estableciesen condiciones a su ingreso en la Conferencia Europea, una sala de espera de los candidatos a la adhesión. Las principales de esas condiciones eran someter al arbitraje del Tribunal Internacional de La Haya la disputa con Grecia sobre el mar Egeo y el respeto a la integridad territorial de Chipre.

En todo caso, "la respuesta está en sus manos", indicó el pasado miércoles a un reducido grupo de periodistas europeos. Se refería a que Ankara todavía no ha contestado oficialmente a la invitación genérica para asistir a la Conferencia Europea, el próximo 12 de marzo en Londres.

Matiz importante

La invitación concreta corre a cargo de la presidencia, tras consultar con los socios. Ahí reside la importancia del matiz proturco de Londres. "Esperamos que acepte la invitación", declaró el secretario del Foreign Office, Robin Cook, dándola así casi por enviada. Los requisitos de la última cumbre "eran, más que precondiciones, expectativas que todos deberían cumplir", arguyó, amparándose en un comentario del jefe del Gobierno luxemburgués, Jean-Claude Juncker.De modo que si Londres invita y Ankara acepta el guante, resucitaría la división. Cuando, como subrayó ayer el presidente de la Comisión, Jacques Santer, "por vez primera disponemos de una estrategia a quince y no a catorce'' pues Grecia acepta más a su vecino, con condiciones.

Blair acentuó, el compromiso con Chipre. "No existen precondiciones para iniciar [con el Gobierno legítimo] las negociaciones de adhesión" esta primavera, aunque "esperamos ansiosamente" que la minoritaria comunidad turcochipriota se integre en la delegación de Nicosia. "Es uno de los candidatos más Potentes", subrayó Cook recordando su óptima economía, pero también los lazos históricos que vinculan la isla con el Reino Unido y la potente comunidad chipriota establecida en Londres.

La presidencia espera que las mediaciones (de la ONU, Estados Unidos y la propia UE) para resolver la división de la isla ablanden la tensión y enfríen la patata más caliente del semestre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de enero de 1998