Reportaje:

Las peripecias de 'La ruta de Samarkanda'

Esta expedición de TVE rememora el viaje que emprendió en el siglo XV el madrileflo Ruy González de Clavijo

, Ciudades y pueblos, desiertos y montañas, ruinas milenarias y países devastados por guerras civiles, se han ido sucediendo desde que los siete miembros del equipo de La ruta de Samarkanda abandonaron Madrid a mediados de abril. A bordo de camiones todoterreno, la expedición ha pasado ya por Estambul, Samarkanda, Ispahan, Petra y Palmira; por Kazajistán, Uzbekistán y Kirguistártlpor Irán, India y Nepal. "Los puntos más problemáticos han sido hasta la fecha las antiguas repúblicas soviéticas, asoladas por los conflictos internos y la corrupción militar", apunta Gerardo Olivares, coordinador de los expedicionarios, que volvió a España para descansar por unos días durante las vacaciones de Navidad.El próximo 20 de enero, el equipo de La ruta de Samarkanda regresará a Nueva Delhi. Los siete exploradores, con Gerardo Olivares al frente, continuarán su periplo por Asia pata filmar la. cultura, la naturaleza y la etnografía del continente. Después de recorrer 72.000 kilómetros, la aventura terminará en julio en Yakarta, la capital de Indonesia. Con todo el material audiovisual grabado, La 2 de TVE emitirá una serie documental de 13 capítulos de media hora de duración.

No es la primera vez que Olivares, reportero gráfico cordobés de 32 años, dirige un proyecto similar al de La ruta de Samarkanda. A su espíritu aventurero se deben otras dos series documentales emitidas por TVE: La ruta de las Córdobas, desde Alaska hasta Tierra de Fuego, y La ruta de los exploradores, que siguió los pasos de Livingstone y Stanley por África.

Esta nueva expedición, patrocinada por el grupo asegurador AXA-UAP, que ha aportado 145 millones de pesetas, y por RTVE, que ha contribuido con otros 40 millones, trata de rememorar el viaje que emprendió enel siglo XV el madrileño Rey González de Clavijo. En 1403, el rey de Castilla Enrique III, El Doliente encargó a Clavijo que se trasladase hasta Samarkanda como embajador. Su figura pronto cayó en el olvido, oscurecida por los descubridores del siglo XVI. "Clavijo escribió en un diario los pormenores de la travesía y este manuscrito, titulado La embajada de Tamorlán o Historia del Gran Tamorlán, se considera el primer libro de viajes de lengua castellana", explica 0livares.

Hasta el momento, emular las proezas del embajador castellano les está resultando más duro de lo previsto. Pese al sofisticado equipo con el que cuentan, ya han sufrido numerosos percances. "El vuelco de un camión, averías mecánicas y sobre todo el frío, que causa muchos problemas en el funcionamiento de los depósitos eléctricos y, en una ocasión, hasta la congelación de los depósitos del agua", enumera el capitán, quien añade que uno de los expedicionarios tuvo queser evacuado por enfermar de pulmonía. "En muchos momentos nos hemos quedado bloqueados por la nieve y en otra ocasión, al atravesar una carretera helada, tuvimos que apuntalar los camiones a la roca para no precipitarnos por unos barrancos de 12.000 kilómetros", añade el capitán de la expedición.

Cruzar las fronteras de algunos países tampoco ha sido un juego de niños. "Las negociaciones con las autoridades chinas fueron arduas, y en el puesto fronterizo de Pakistán y la India estuvimos varios días retenidos. Matábamos el tiempo jugando al voleibol con los aduaneros", recuerda. Según Olivares, "el 15% de las 24 horas del día se van en rodar, y el resto, en luchar contra los elementos".

Aun así, Gerardo Olivares asegura que "los exploradores están cumpliendo casi escrupulosamente con el calendario". Sus últimas proezas han sido escalar un glacial de 4.500 kilómetros de altura en el Himalaya, descender por el río Ganges y seguir los pasos de las caravanas de yacs. "Hemos recorrido en balsa neumática los 2.700 kilómetros del río sagrado para los hindúes, desde su nacimiento en el Himalaya hasta su desembocadura en el golfo de Bengala", señala el jefe de la expedición,que subraya que todo el equipo estuvo apoyado desde el aire por un ultraligero. Las caravanas de yacs (bóvidos de las altas montañas del Tíbet) aportan otro de los documento gráficos más interesantes de la expedición. ."Los nómadas de origen tibetano comercian con sal y grano, y se pasan la vida guiando caravanas de yacs a través de la cordillera del Himalaya, entre Nepal y Tibet", dice el reportero.

El 20 de enero, la ciudad india de Nueva Delhi volverá a ser el punto de partida de la expedición en su recta final. "Llevamos ya ocho meses de, trabajo; tan sólo nos quedan seis más. Creo que ya hemos pasado lo peor", reconoce. Desde la multitudinaria (capital de la India viajarán hasta Madrás. "En esta ciudad nos embarcaremos, camino de nuestros próximos objetivos: el sureste asiático. Tenemos que ir en barco, porque el Gobierno de Birmania, ahora denominada Myanmar, no autoriza atravesar su territorio con los vehículos".

En la última etapa, el río Mekong será el hilo conductor para descubrir Tailandia, Laos, Vietnam y Camboya. "Atravesando Malasia y Singapur, alcanzaremos la meta final del viaje: Indonesia", pronostica el explorador jefe. Aquí, la expedición se separará. Un equipo se desplazará a las islas del norte (Borneo, Sulawesi e Irían Jaya) para centrarse en las razas primitivas y el otro cubrirá las islas del sur (Sumatra, Java, Flores, Bali) para filmar la naturaleza más característica de Indonesia. Acabados los rodajes, los dos equipos se reunirán en Yakarta, la capital de Indonesia, a mediados de julio, para regresar definitivamente a España.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS