Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Objetivo Gibraltar

Documentos secretos británicos ofrecen nuevos datos sobre el plan de Franco y Hitler para tomar el Peñón

Pudo haber cambiado el curso de la II Guerra Mundial. Lo dijo en Oxford el hitoriador británico Trevor Roper en una conferencia titulada Historia e imaginación. La toma militar de Gibraltar por los nazis hubiera privado a la Marina Real británica y a los aliados de una base de operaciones fundamental. Por eso, el general Francisco Franco y el führer Adolfo Hitler urdieron un plan para conquiestar por la fuerza el Peñón. Era el año 1940. Hitler pensaba en la dominación del mundo; Franco, en recuperar un trozo de lo que consideraba territorio nacional.El diario conservador británico The Sunday Telegrahp, que cita numerosos documentos secretos del Foreign Office (Ministerio de exteriores del Reino Unido), declasificados anticipadamente ahora, cuando se negocia el futuro de Gibraltar dentro del contexto de la OTAN, sostiene la misma tesis.

El diario conservador británico The Sunday Telegraph, que cita numerosos documentos secretos del Foreign Office (Ministerio de Exteriores del Reino Unido), desclasificados anticipadado se negocia el futuro de Gibraltar dentro del contexto de la OTAN, sostiene la misma tesis.

El dominical del Telegraph maneja mensajes cifrados, correspondencia diplomática y otros textos de valor que ofrecen nuevos datos (desde el punto de vista británico) de que Franco estaba dispuesto a aprobar un bombardeo masivo de la colonia británica desde tierras españolas.

En uno de los mensajes, interceptados por los servicios secretos británicos, Hitler le dice a Franco: "La participación española en la guerra debe iniciarse con la expulsión de la flota británica de Gibraltar. Una vez que Gibraltar esté en manos españolas, el Mediterráneo occidental dejará de ser una esfera de operaciones de la flota británica". Y añade el mensaje: "Esta operación debe y puede ser llevada a cabo con éxito en pocos días si se utiliza armamento moderno y las tropas de asalto necesarias. Alemania está dispuesta a suministrarlas bajo mando español".

En una misiva de Franco a Hitler, del 22 de septiembre de ese mismo ano, se señala que "nuestra primera acción beligerante debe ser la ocupación de Gibraltar", y seguidamente que "por nuestra parte hemos venido preparando esta operación durante mucho tiempo". Sigue dando explicaciones sobre cómo llevarla a cabo, y explica que, "dada la naturaleza del Peñón, pequeños grupos de resistencia podrían aguantar los más fuertes bombardeos aéreos y deberían ser destruidos por ataques de artillería preciscisa".

Las fuerzas que Alemania pondría para esa misión son detalladas en una nota "secreta y personal" de un funcionario británico, Michael Creswell, al cónsul inglés en San Sebastián, R. J. Bowker, tras el interrogatorio de Hermann Goering, en julio de 1945.

Los documentos hechos públicos, que deberían haber permanecido clasificados como secretos hasta el año 2030, revelan que el primer ministro británico Winston Churchill había advertido que la Marina británica sitiaría las islas Canarias si España finalizaba su neutralidad.

Los planes, según señala The Sunday Telegraph, no se llevaron a cabo ante la negativa de Hitler a acceder a las demandas de Franco de tener el control del Marruecos francés, como parte de su botín de guerra.

''Algunos de estos datos son nuevos, pero el plan ya se conocía por los archivos alemanes e italianos'', asegura el historiador español Javier Tusell. ''Está obsolutamente probado que hubo planes precisos para esa operación y que tropas alemanas llegaron [con este fin] a suelo español''. Tusell dice que el interés de Hitler por lograr la entrada de España en la II Guerra Mundial al lado de las potencias del Eje se limitaba a Gibraltar''. ''Incluso'', añade, ''hubo tropas especiales alemanas entrenándose en el macizo central francés en un roca con una características similares a Gibraltar". El historiador asegura que Hitler se burlaba de la pretensión de Franco de llevar a cabo esa misión con tropas españolas, pues no las consideraba capaces".

Los archivos italianos también confirman la existencia de planes para la toma militar de la Roca. La Italia de Mussolini estaba preparada para suministrar la artillería que debía bombardear Gibraltar desde territorio español. Incluso algunos torpedos humanos llegaron a la bahía de Algeciras con la misión de hundir los barcos británicos.

Tusell sostiene que tampoco es nuevo que Churchill manejara la posibilidad de sitiar o tomar todas o algunas de las islas Canarias. "Eso es algo que también se sabía".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de diciembre de 1997