Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Ahora, el Kosovo

El presidente norteamericano Bill Clinton ha anunciado que renuncia a retirar sus tropas de Bosnia en junio próximo, fecha límite que había declarado inamovible en su día. Al parecer, Clinton comienza a entender los problemas de aquella región. Es una buena noticia. Todo aquel mínimamente familiarizado con la situación en Bosnia le podía haber dicho al presidente Clinton lo que le han repetido una y otra vez, y al final con éxito, el secretario general de la OTAN, Javier Solana, y los líderes europeos con tropas en la zona. Que no es otra cosa que dejar claro que si los norteamericanas se van, se desmorona la fuerza internacional presente en Bosnia, y sin dicha fuerza el estallido de una nueva guerra es cuestión de meses. Clinton parece haber aprendido tanto que ha resistido a la tentación de establecer una nueva fecha límite para la estancia de sus más de 8.000 hombres en Bosnia. Dice tan solo que no se quedarán hasta que todos los habitantes de la región se lleven tan bien entre ellos como para estar deseando beber té juntos. No se compromete mucho el presidente con esta frase. Mejor así.Hay muchos indicios de que el vacío creado por la ausencia de las tropas internacionales en este momento haría casi irresistible la tentación de los bosnios, ya mucho mejor armados gracias en gran parte a los suministros norteamericanos de armas, de corregir las fronteras actuales a su favor. La capacidad de resistencia de los serbobosnios está bajo mínimos y la disposición de Serbia de ayudar es más que dudosa.

Sobre todo porque a Serbia le ha surgido un nuevo frente muy serio en el sur, en Kosovo, y no puede ya prácticamente contar con el apoyo de su hermano menor en la nueva Yugoslavia, la otrora fiel Montenegro, nada dispuesta a nuevas aventuras militares. Decidida la continuidad de la presencia de las tropas norteamericanas, y por tanto de todas las fuerzas SFOR en Bosnia, la gran amenaza para la paz en los Balcanes es de nuevo Kosovo.

Allí comenzó toda la crisis balcánica. Allí comenzó Slobodan Milosevic su cruzada por la hegemonía serbia que destruyó la Federación Yugoslava e hizo arder toda la región. Ahora, liquidado incluso el sueño de la Gran Serbia, con Belgrado como la gran derrotada de aquella aventura criminal de supremacía, los albaneses de Kosovo parecen considerar que ha llegado la hora de forzar la lucha por sus derechos. Los albaneses son el 90% de la población de la provincia, y viven en un régimen de apartheid y brutal discriminación y represión bajo un 10% de serbios y su policía y milicia.

Durante ya casi diez años, los albaneses han aguantado estoicamente esta situación recurriendo sólo a la resistencia pacífica. El líder de esta protesta no violenta ha sido el presidente electo de los albaneses, Ibrahim Rugova, un intelectual convencido de que la violencia no llevaría a su pueblo sino al desastre. Sin embargo, la autoridad de Rugova ha sufrido un grave deterioro. Desde que se produjeron las catastróficas derrotas de las fuerzas serbias en Croacia y Bosnia, cada vez son más los albaneses que consideran que Serbia es también militarmente vulnerable en el sur, en aquella región.

Durante muchos años, los medios serbios se inventaron las agresiones de los albaneses contra sus fuerzas de seguridad y la población serbia para utilizarlas como pretexto para su represión y el recorte de libertades. Ahora, sin embargo, aquellas mentiras toman realidad. Cada vez son más los atentados de comandos del Ejército de Liberación de Kosova (UCK) contra la milicia, autoridades serbias y albaneses acusados de colaboracionismo con las fuerzas serbias. Cada vez son más las zonas que las fuerzas serbias no transitan de noche y algunas en las que ni siquiera de día.

Si Clinton quiere sacar a sus tropas antes del próximo milenio debería hacer todo lo posible para que Belgrado se avenga por fin a conceder una amplia autonomía a los albaneses de Kosovo. Quizás sea tarde incluso para eso. Pero sin este cambio de política de Belgrado hacia los albaneses, puede que pronto hagan falta más soldados para desplegarlos en las faldas de las montañas malditas que separan a los albaneses de Kosovo de los de Albania.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de diciembre de 1997