Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

B. B. King regala al Papa su guitarra 'Lucille'

El 'bluesman' actuará junto a otros artistas en el concierto de Navidad del Vaticano

La legendaria guitarra eléctrica, rojo y plata, fiel acompañante del bluesman norteamericano B. B. King durante 50 años, pasó ayer a manos del papa Juan Pablo II, en un gesto que el músico considera "un símbolo de respeto". B. B. King participará junto a grupos como los portugueses Madredeus, los irlandeses The Corrs, el italiano Massimo Ranieri y la actriz Monica Vitti en el Concierto de Navidad que se grabará hoy en Italia y será retransmitido por televisión en Nochebuena.

La audiencia que concedió el Papa a los músicos que participarán en el concierto de Navidad, fue breve y cortés. B. B. King, vestido con un sobrio traje oscuro, puso en manos del Pontífice su mayor tesoro. Juan Pablo II recibió a Lucille, considerada uno de los máximos fetiches de la historia del rock, con un simple: "Feliz Navidad, y muchas gracias", y le entregó un rosario. "Para mí ha sido una experiencia muy emocionante. Estar cerca de él es como aproximarse a una fuente de energía espiritual. Le he entregado mi guitarra en señal de respeto", dijo ayer el rey del blues en conversación telefónica con este periódico."Cantaré para este concierto una canción navideña titulada Merry Christmas, baby", añadió ayer B. B. King. "La Navidad es un tiempo feliz para mí, aunque es propicio también para el blues, como para cualquier otro tipo de música".

Imbuido de espíritu religioso, King explicó: "Ser un bluesman no hace diferencias a la hora de acercarse a la religión. Tanto un camionero como un músico dicen las mismas oraciones cuando quieren dirigirse a Dios", comentó. "Pienso que toda la música del mundo está hermanada, sea de española, afroamenicana o italiana. Si te sucede algo duro en la vida se puede enfocar desde el punto de vista de la música como algo triste, pero también como algo que te alegre el alma".

El último disco de B. B. king, Deuces Wild, tiene ese propósito de hermanamiento. En él hace duetos con los grandes bluesmen blancos Van Morrison, Eric Clapton o Dr. Johri, así como con figuras tan dispares como los Rolling Stones, Bonny Raitt, Dionne Warwick, Zucchero o el rapero Heavy D. "Fue muy divertido trabajar con estos grandes bluesmen, algunos son mejores que yo", dijo con modestia. "Nunca había tocado con un cantante de hip hop ni con los Rolling Stones, pero lo bueno de los músicos es que no suelen tener prejuicios y nos solemos entender bastante bien".

Junto a B. B. King participarán en el concierto los portugueses Madredeus, los irlandeses The Corrs, el grupo folclórico chileno Los huasos quincheros, la soprano ítalo-búlgara Raina Kawaibanska, la cantante francesa Mireille Mathieu, los italianos Angelo Branduardi y Massimo Ranieri, entre otros. El Papa les deseó a todos "éxito en este concierto y en todas las actividades culturales que emprendan en adelante".

El concierto será grabado hoyy se retransmitirá por la cadena detelevisión privada de Silvio Berlusconi, Canale 5, en Nochebuena.La actuación, a la que tienen previsto asistir numerosas personalidades de todo el mundo, como el príncipe Rainiero de Mónaco junto a sus hijos Carolina y Alberto,forma parte de la campaña de recaudación de fondos para la construcción de 50 nuevas iglesias enlas afueras de Roma antes del año 2000.

Este encuentro parece augurar una peregrinación al Vaticano de personajes del mundo del rock, otrora denostado por la Iglesia, tal como ya hiciera Bob Dylan el pasado mes de septiembre. En todo caso la relación entre el Papa y el mundo de la música parece estrecharse. Ayer se dio a conocer que una canción firmada por Karol Wojtyla se ha presentado a concurso en el próximo festival de San Remo. Nuestra tierra, basado en un texto escrito por Wojtyla antes de ser Papa, en 1966, será interpretado por el grupo italiano, I Cugini di Campagna, una de las bandas más representativas de la izquierda italiana en los años setenta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de diciembre de 1997