Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Félix Candela, en estado muy grave en un hospital de Estados Unidos

El ingeniero colabora en el Parque Oceanográfico de Valencia

El arquitecto e ingeniero español Félix Candela, de 87 años, se encontraba esta madrugada en fase terminal en el hospital de la ciudad de Raleigh, en Carolina del Norte (Estados Unidos), consecuencia de una enfermedad del corazón. Candela, conocido por sus estructuras laminares de hormigón armado, sobre todo en México, donde se había exiliado en 1939, colabora en el proyecto del Parque Oceanográfico Universal, que se va a construir en la Ciudad de las Artes y lasCiencias, de Valencia.

El pasado 26 de junio, Félix Candela iba a recibir un homenaje, organizado por la Fundación del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, por su regreso a España y su proyecto de Parque Oceanográfico Universal, en Valencia. El acto se tuvo que cancelar en el último momento al tener que ser ingresado por una enfermedad cardiaca, ya que el arquitecto e ingeniero había sufrido una operación con implantación de válvula.Pese a la enfermedad, Candela pasó parte del verano en Valencia, donde seguía "con un gran entusiasmo" el proyecto del parque oceanográfico, según indicaron ayer fuentes de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, que recibieron la información del "gravísimo estado" en que se encontraba en el hospital Duke University, de Raleigh (Carolina del Norte). Tras el verano, regresó a Estados Unidos sin mejorar en su enfermedad.

"Siento el estado de Candela porque es un buen amigo", declaró ayer Ricardo Aroca, director de la Escuela de Arquitectura de Madrid, quien presentó al arquitecto en 1994 con motivo de su doctorado honoris causa por la Universidad Politécnica de Madrid. Aroca recordó que se tituló en Arquitectura en 1935 y tenía previsto marchar con una beca a Alemania, precisamente, el 18 de julio de 1936. Nombrado capitán de ingenieros por el Ejército republicano, abandona España en 1939 y, tras pasar por el campo de refugiados de Perpiñán, se exilia en México. Aroca destaca de su obra la iglesia de Cuernavaca y la fábrica Barcardí, "de una finura extraordinaria".

Candela desarrolla sus proyectos en México, donde funda en 1949 con sus hermanos Antonio y Julio una empresa de diseño y construcción, con la que realiza las cubiertas de grandes superficies de doble curvatura. Sus paraboloides hiperbólicos, que se pueden construir en hormigón armado con un encofrado de madera con tablas rectas, se han hecho familiares como la imagen que caracteriza el trabajo de Candela.

Obras en España

En España, además del parque de Valencia, intervino en 1963 en la cubierta de la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, cerca del parque de Berlín, de Madrid. Para el estadio Bernabéu presentó un proyecto, y en los años 80 colaboró con una empresa de Madrid. En 1980 recibió la medalla de oro del Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España y cinco años más tarde el Premio Antonio Camuñas.A los primeros paraboloides hiperbólicos, en la Universidad de la Ciudad de México, siguen otros proyectos donde el menor coste de construcción que las cubiertas rígidas provoca mayores luces en edificios industriales y de locales públicos. Candela suele decir que, como los constructores de las catedrales, se basa más en la intuición que en el cálculo matemático, pero su experiencia se basa en el conocimiento de los materiales y su comportamiento en la construcción.

Entre sus obras figuran la iglesia de Santa María de los Milagros, en Méxicó; el restaurante de Los Manantiales, en Xochimilco, y el estadio olímpico de Ciudad de México. También se ha dedicado a la enseñanza, tanto en México como en Estados Unidos, donde obtuvo en 1978 la nacionalidad estadounidense.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de diciembre de 1997