Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Actor de piel

Con un equipo de seguridad de cuatro personas más la protección de los responsables españoles de la productora y del director de Siete años en el Tíbet, Jean-Jacques Annaud, Brad Pitt recibió ayer un trato muy diferente al del desconocido joven actor que hace años acudió a la Semana de Cine de Valladolid para presentar Thelma y Louise, la película que, con un pequeño papel, le lanzó a la fama.Antes de esta gran oportunidad, Pitt, nacido en Sahwnee (Oklahoma), hijo de un camionero y una maestra, había estudiado diseño gráfico en una escuela de periodismo y, en 1986, viajado a Hollywood. Allí anunció El Pollo Loco, un restaurante, disfrazado de gallina, y trabajó en series como Jóvenes policías y Dallas.

Desde Thelma y Louise su carrera ha ido en ascenso. Fue novio de Juliette Lewis, con la que trabajó en Kalifornia, y de Gwyneth Paltrow, con la que formó pareja en Seven. Aficionado a la arquitectura, durante su visita a España ha visitado el Museo Guggenheim de Bilbao.

Entre quienes le han dirigido o actuado con él se cuentan Robert Redford, Harrison Ford, Morgan Freeman o Anthony Hopkins. "No puedo explicar mi crecimiento como actor y cómo me nutro de trabajar con los grandes actores. Simplemente trato de que mi piel sea permeable y, observándoles, dejen su poso en mí".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de noviembre de 1997