Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una fábrica singular convierte en abono los residuos vegetales

Madrid cuenta desde ayer con una fábrica de abono que imita a la propia naturaleza. La materia prima empleada son los residuos vegetales de los parques de Madrid, que, convenientemente tratados, se transforman en abono vegetal de máxima calidad. El compost resultante, al proceder sólo materia vegetal, es más puro e inodoro.

La planta, que ha costado 283 millones y ha sido financiada en un 80% por la Comisión Europea, ahorrará a las arcas municipal es los 150 millones de pesetas al año que hasta ahora se gastaban en abono. Es la primera planta de estas características que abre un Ayuntamiento en España y la más moderna de Europa, según afirmó ayer el alcalde José María Álvarez del Manzano en su inauguración.

Cada otoño, las ramas de las podas y las hojas caídas de los árboles nutrirán la planta de compost y tras un proceso de transformación controlado por ordenador el abono estará listo para utilizarlo en los parques en primavera. La nueva planta, situada en los viveros municipales de Migas Calientes, en la Casa de Campo, producirá 12.000 metros cúbicos de abono al año a partir de las 20.000 toneladas de residuos vegetales que se recogen en los parques de Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de noviembre de 1997