Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CUMBRE DEL EMPLEO

La incógnita alemana

La gran incógnita de la cumbre es Alemania. El canciller Helmut Kohl se ha mostrado en el Bundestag muy refractario a cualquier esbozo de una política común de empleo. "Pero eso ha sido para su consumo interno y puede cambiar de actitud respecto a la [actitud negativa, de repliegue nacionalista] que mantuvo en Amsterdam", quiere creer uno de los dirigentes de la Comisión.A favor de ese optimismo jugaría que Kohl aprecia a Juncker como a un ahijado y no querrá provocar su fracaso en tan delicada situación. Kohl llama cariñosamente júnior a Juncker.

Si Alemania flexibiliza su postura, "los demás se allanarán", calculan en la Comisión Europea. En contra, juegan miles de indicios procedentes de Bonn. El incluso algo más que indicios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de noviembre de 1997