Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ley del PP que admite todo tipo de uniones civiles dispara las pensiones de viudedad

El proyecto de ley del Partido Popular sobre uniones civiles ha hecho sonar todas las alarmas en el Ministerio de Trabajo. El reconocimiento como tales de todo tipo de convivencias, con el derecho a pensiones de viudedad o supervivencia, dispararía el gasto hasta límites incalculables. En la estimación más conservadora, el coste es de 61.264 millones de pesetas en los diez primeros años (la entrada en vigor es muy lenta para este tipo de prestaciones), sólo para las parejas de hecho actuales y reales. Todo por no abordar el fondo del asunto: el reconocimiento de las parejas homosexuales.

El texto alternativo sobre uniones civiles del PP ha provocado enorme preocupación en la Seguridad Social, y así lo han reconocido a EL PAÍS sus máximos responsables. Según sus cálculos, supondría disparar las pensiones de viudedad o supervivencia, y consecuentemente el gasto. Sus estimaciones indican que con las 221.075 parejas de hecho reales, que recoge una encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), tendría un coste de 61.264 millones de pesetas durante los diez primeros años, en los que las pensiones causadas son todavía muy reducidas.Ese cálculo de los responsables del sistema público de protección está basado en una entrada en vigor muy lenta y que en el primer año produciría 1.637 nuevas pensiones, en el segundo 3.209 y en una serie escalonada llega hasta 12.425 pensiones más en el décimo año.

Con la hipótesis de 221.071 parejas de hecho, homosexuales y heterosexuales, el número de personas que causarían nueva pensión de viudedad sería de 173.567 personas, con un coste de 138.731 millones de pesetas al año cuando todas ellas cobren la prestación.

Otros cálculos elevan hasta 600.000 las parejas de hecho, con las que el gasto en los diez primeros años supone 165.807 millones. En este caso, el número potencial de personas que causarían nueva pensión de viudedad sería de 414.655 y el coste total cuando todas ellas cobren esa pensión, 374.574 millones de pesetas al año.

A ello se suma el coste de la avalancha de uniones civiles de todo tipo que permite el proyecto y que, si finalmente prospera el texto presentado por el Partido Popular, supondría reconocer pensión, por ejemplo, a estudiantes que comparten piso más de tres años.

La proposición de ley orgánica del PP para regular las uniones civiles acepta como tales a aquellas personas mayores de edad que convivan bajo un mismo techo. Esa redacción contempla todo tipo de convivencias, desde la de amigos que comparten piso, hasta la de dos ancianos o familiares que conviven bajo el mismo techo. Ese texto elude en todo momento hablar de parejas de hecho homosexuales y heterosexuales.

Los únicos requisitos son ser mayor de edad, convivir y estar dispuestos a prestarse ayuda mutua. E incluye la posibilidad de realizar la declaración conjunta del IRPF y la consanguinidad no es un impedimento.

Esa proposición de ley permitirá la subrogación de la vivienda en caso de fallecimiento de uno de los arrendatarios, el derecho, a sucesiones y donaciones y la fijación de una pensión de la Seguridad Social para el superviviente pasados tres años desde la formalización del contrato de unión civil. Éste se otorgará ante notario y se deberá inscribir en el Registro Civil. El impacto más claro es para la Seguridad Social.

Esas condiciones van recogidas en un texto alternativo del Partido Popular a la proposición de Coalición Canaria, cuyo contenido es similar a los que presentaron el PSOE e Izquierda Unida, y que se circunscribían al reconocimiento de las parejas de hecho reales, y con los criterios reclamados desde hace tiempo por los colectivos afectados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de noviembre de 1997

Más información

  • La Seguridad Social estima el coste en 61.264 millones sólo con las parejas de hecho reales