Chirbes reúne sus relatos de viajes mediterráneos, de Benidorm a Egipto

Están Creta, Estambul, Venecia Lyon y Génova, El Cairo, la Valencia "golfa", Alejandría o Benidorm. Pero no aparece por ejemplo Barcelona. Rafael Chirbes (Tabernes de Valldigna 1949) la considera "una ciudad más báltica y nórdica que mediterránea: hay tanto diseny que parece Helsinki". El nuevo libro del autor de Los disparos del cazador se titula Mediterráneos. Lo ha editado Debate y reúne una docena de relatos de viajes publicados en la revista Sobremesa. Retocados o resumidos ahora por Chirbes, forman lo que el editor Constantino Bértolo calificó en la presentación -junto a Ana Puértolas- como "la historia de una mirada".Chirbes dijo que describe y reflexiona sobre sitios y gentes tocados por ese mar para "tratar de entender mejor dónde he estado y lo que soy". Después de pasar 40 años "huyendo de ser valenciano", y alentado por el espíritu de El Mediterráneo y el mundo mediterráneo, del historiador francés Fernand Braudel, Chirbes relee su historia personal "ordenando esos colores y paisajes cotidianos que a veces nos parecen vulgares pero son piezas de una gramática distinta".

Su prosa se mueve entre la luz y la melancolía, entre el presente de "un mar de escombros y destrucción" y el pasado de ese "espacio luminoso que alguna vez existió en un tiempo y lugar inexistente: la felicidad". El viaje oscila entre la ironía y la emoción. Incluso con Benidorm, "cristalización del Estado de bienestar, lugar piadoso que recoge los detritus del primer mundo, ancianos que a los 92 todavía aman, bailan y arriman la cebolleta, refugio de cuarentones de muy buen ver, jubilados prematuros de la minería o el acero".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0030, 30 de octubre de 1997.

Lo más visto en...

Top 50