Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Roldán compró obras de arte con comisiones del cuartel de A Coruña

Los peritos judiciales Conrado Pérez y María Luisa López volvieron a demostrar ayer ante el tribunal que juzga el caso Roldán que el rastro del dinero es a veces imborrable. Dinero procedente de cuatro cheques emitidos por Huarte, con los que se abonó presuntamente una comisión ilegal de 82 millones de pesetas por la adjudicación de las obras del cuartel de la Guardia Civil de A Coruña, acabó financiando la compra por Luis Roldán de cuadros en una galería de arte.Se había demostrado que Roldán empleó cheques de constructoras para ampliaciones de capital de su sociedad patrimonial Europe Capital -a cuyo nombre escrituró siete pisos-, para comprar sus casas y amueblarlas. Ayer, unos cheques de Huarte expedidos por el Banco Atlántico en octubre de 1988, condujeron hasta la galería madrileña Biosca, donde Roldán compró cuadros por 1.472.500 pesetas.

El origen de ese dinero era el pago (le una presunta comisión ilegal de Huarte. En esa fecha, esta constructora, emitió cuatro cheques al portador, tres de el los por Importe de 20 millones cada uno y el cuarto por 22. La suma resulta igual al 5% del. precio de la obra. Semanas más tarde, estos cuatro cheques fueron compensados en la sucursal madrileña del BBV donde Roldán tenía sus cuentas y fraccionados y entrecruzados con otros talones. De sus cuentas en un banco suizo, donde ocultaba - 1. 700 millones de pesetas, Roldán también empleó una parte en compras de obras de arte a la galería Christie's. Huarte facturó, al igual que en otras comisiones ilegales, ;a empresas fantasma.En las falsas facturas, Esparza escribió anotaciones como "edificación Coruña".Eugenio Rubio, abogado de Roldán, insistió ayer en que su cliente no fue el único que " se benefició" de esas cantidades en un claro desmarque hacia Jorge Esparza, su antiguo administrador y ex director comercial de Huarte, también procesado. El letrado volvió a sugerir que pudo ser éste quien fraccionó y entrecruzó los cheques que "confiado" le entregaba Roldán.

Los peritos confirmaron que en el examen de los 1.300 cheques que aparecen en la causa no se encuentran los nombres del general Manuel Llaneras ni de Blanca Rodríguez-Porto, esposa de Roldán, pero sí los de Elisa Rodríguez y Agustín Blázquez, amigos del ex director general de la Guardia Civil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de octubre de 1997