CONVULSIÓN EN LOS MERCADOS FINANCIEROS

Los capitales internacionales buscan refugio en los bonos de EE UU y de Europa

Los mercados de renta fija de Europa, y sobre todo de Estados Unidos, se han convertido en el destino elegido por los inversores en busca de seguridad en estos tiempos de incertidumbre. La seguridad de los bonos y otros activos públicos de los mercados occidentales donde la inflación es más baja ha atraído el dinero que huye de las bolsas. El oro, que el pasado jueves negro se convirtió en otro valor refugio, perdió ayer este atractivo al anunciar Suiza la venta de parte de sus reservas en este metal. El dólar se vio presionado a la baja por el declive de Wall Street.

Más información

Los mercados de deuda occidentales se desmarcaron de las fuertes caídas que sufrieron las bolsas en todo el mundo. La entrada de los fondos de inversión en los bonos estadounidenses y europeos ha propiciado un notable recorte de las rentabilidades a largo plazo, referencia para los préstamos privados.Desde que la caída de más del 10% de la Bolsa de Hong Kong, el pasado día 23, provocara la temida corrección a la baja en las bolsas europeas y la estadounidense, que ayer se vio peligrosamente ampliada, la rentabilidad del bono estadounidense a 10 años ha bajado 0,20 puntos porcentuales, hasta situarse en el mínimo de los últimos meses, del 6,15% al 5,95%.

No obstante, nadie se atreve a apostar si esta buena evolución de los precios de los bonos estadounidenses y, por tanto, el recorte de las rentabilidades, se mantendrá en los próximos días. Persisten los temores a que la Reserva Federal, banco central estadounidense, suba los tipos de interés próximamente para evitar un repunte de la inflación. La inversión en renta rija pierde atractivo si hay expectativas de que suban los precios, como reflejaría un incremento de los intereses en este momento.

En el caso de Europa, los mercados de deuda también recibieron, aunque mucho más moderadamente, una notable entrada de dinero. En España, el bono a 10 años, que hace una semana rentaba un 6,05% bajó ayer al 6,0% e incluso llegó a situarse en el 5,98%, el nivel más bajo de las últimas semanas.

El dólar, que: en Asia volvió a subir frente a la mayoría de las divisas, perdió impulso en Europa. El retroceso del viernes de Wall Street y la preocupante apertura a la baja de ayer -que culminó con un retroceso del 7,18%- da cuenta de la fuerte salida de, la inversión local y extranjera del mercado de valores estadounidense y, por tanto, de activos denominados en dólares. Esta salida no se está viendo compensada por las compras de bonos estadounidenses.

Tampoco ha logrado mantener su atractivo el oro, que el jueves pasado sí fue uno de los destinos escogidos por los inversores. El anuncio de que Suiza venderá parte de sus reservas en este metal precioso (por valor de 9.660 millones de dólares o 1,44 billones de pesetas) anuló la ganancia de la semana pasada y provocó una caída de casi cinco dólares la onza. Cerró en Europa a 311,20 dólares frente a 316,40 el viernes.

El cobre también se vio arrastrado por las ventas, aunque por razones muy distintas. La perspectiva de que la región del sureste asiático, gran consumidora de materias primas, reduzca drásticamente su crecimiento, provocó una caída de 61 dólares por tonelada, hasta los 1.965 dólares, el mínimo en un año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 27 de octubre de 1997.

Archivado En:

Te puede interesar

Escaparate

Lo más visto en...

Top 50