Alemania mantiene tipos y crece la presión para que España los baje

La decisión del Bundesbank ayer de mantener invariables los tipos de interés de intervención en el 3% animó a los mercados de valores y de deuda europeos e impulsó al alza al dólar. La noticia aumenta la presión sobre el Banco de España para que comience cuanto antes a reducir sus intereses, que están en el 5,25% desde el pasado mes de mayo, hasta niveles cercanos a los de Alemania, país con el que formará parte de la unión monetaria el 1 de enero de 1999. También la Reserva Federal de Estados Unidos decidió ayer no tocar el tipo de interés.

El mercado espera que el banco central inicie la primera fase de este descenso este mismo viernes, aunque descartan que el recorte supere el cuarto de punto. Además de la necesidad de converger con Alemania, el mercado espera que el banco central mande una señal de confianza en los presupuestos para 1998, que plantean una política de austeridad en el gasto, con una nueva reducción de los tipos.

Esta expectativa la reflejaba ayer claramente el mercado interbancario, donde las entidades financieras se . prestan entre sí, cuyos tipos de interés se situaban ayer por debajo del 5,25% actual en los plazos más cortos (5,18% a un mes y 5,08% a tres meses).

Economía pujante

Pero la economía española no parece requerir un impulso monetario adicional. El consumo y la inversión crecen a un buen ritmo y las exportaciones siguen siendo uno de los motores de la economía. El tipo de cambio de la peseta tampoco justifica una rebaja de de los tipos. La moneda española aún no se está viendo presionada al alza pese a la mayor rentabilidad que ofrece frente al marco y otras divisas europeas con las que formará parte de la moneda común en sólo quince meses.

"No hace falta que el Banco de España dé un impulso a la economía, pero sí hay que tener en cuenta la distancia que aún nos separa de Alemania", señala Alfredo Urrutia, economista jefe de Société Générale. Este experto cree que "corno máximo" los tipos bajarán 0,25 puntos este viernes. "La pregunta clave es si los Presupuestos son lo suficientemente austeros para compensar el fuerte impulso monetario que dará el banco central", añade.

La incertidumbre sobre la actuación del Banco de España no impidió a los mercados españoles subir en línea con el resto de Europa. La entrada de dinero en la deuda permitió un nuevo retroceso en la rentabilidad del bono a 10 anos, que cerro en el 5,87%, sólo 0,36 puntos por encima del bono alemán, en niveles mínimo históricos.

El dólar, apoyado por la decisión de Alemania de mantener los tipos en niveles bajos, subió hasta superar los 1,77 marcos y las 149,30 pesetas. La Bolsa de Madrid ganó un 0,65% hasta quedar a 635,04 puntos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 30 de septiembre de 1997.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50