Citados a declarar diez alcaldes del Bajo Aragón por el curso sobre aceite

Diez alcaldes del turolense Bajo Aragón han sido citados a declarar como testigos por el Juzgado número 40 de Madrid, donde se instruye la denuncia de dos ex socias de la Asociación Pro Cultura del Olivo Mediterráneo contra la presidenta de la misma, la profesora Petra María Secanella.Las dos ex socias, Marta Garrido y Carmen de Pablo, denuncian que Secanella falsificó documentos. públicos de la asociación para conseguir fraudulentamente una subvención de la Comunidad. La puesta en marcha de la asociación Pro Cultura del Olivo Mediterráneo, con sede en Teruel, ha concluido en una suerte de pesadilla para los alcaldes que en su día aportaron fondos a la asociación. Los regidores de Albalate, Alcañiz -ahora senador del PP-, Alcorisa -en este momento diputado del PP en el Congreso-, Calaceite, Castelseras, Cretas, Mazaleón, Las Parras de Castellote, Samper de Calanda y Urrea de Gaén sólo quieren declarar sin tener que viajar a Madrid en octubre. Los alcaldes nada sabían de la subvención de la Comunidad de Madrid.

Más información
Los 35 cursos sobre aceite y periodismo se valoraron y aprobaron en dos minutos, según IU

Los diez alcaldes recibieron a través del juzgado de Alcañiz los exhortos para presentarse a declarar los días 24, 27 y 28 del próximo mes de octubre. Nunca imaginaron que la iniciativa que nació en 1993 de la mano de la profesora Secanella, natural de la localidad turolense de Castelnou, iba a concluir con una citación en los juzgados y en algún caso con la acumulación de botellitas de aceite de diseño en los almacenes municipales.

PASA A PÁGINA 3

Los alcaldes consideran "una lata" el proceso judicial

VIENE DE LA PAGINA 1En 1993, Secanella les propuso formar parte de una asociación para difundir las excelencias del aceite turolense. José María Pascual Fernández Layos, entonces alcalde de Alcañiz y hoy senador del PP, quedó cautivado con la idea. "Petra es una mujer muy imaginativa, está llena de ideas, y su propuesta era bonita. Además, estaba y está muy bien relacionada". A partir de ese momento, otros nueve alcaldes participaron en un proyecto al que aportaron 100.000 pesetas. "Creo que recuperamos las 100.000 pesetas", asegura Ángel Tomás, alcalde socialista de Urrea de Gaén. "Nos enviaron aceite en botellas de diseño, cajas de madera de olivo y algún plato de cerámica. Nos han servido como regalos de protocolo". Otro tanto hicieron alcaldes de otros pueblos que entregaban los productos en ocasiones señaladas.

"Yo lo único que siento es que me veo en este lío y lo que quiero es poder declarar en un juzgado cercano y no desplazarme a Madrid el 24 de octubre", asegura Fernando Latorre, alcalde de Calaceite. De lo que sí están seguros los alcaldes y los cooperativistas que, como Mariano Báguena, formaban parte de la asociación es de que "esto no perjudica la imagen del aceite de esta tierra, aunque es una lata vernos envueltos en este proceso".

Desde que nació, la asociación hizo algunas demostraciones por Teruel, Madrid, y en un caso llegó hasta Berlín. Los pueblos tienen todavía un stock de botellas de aceite. Algunas han terminado en el asilo de ancianos de las Hermanitas de los Pobres. "Es que aquí aceite tenemos, y de no ser en Alcañiz, que hay una oficina de Turismo y pueden darle salida vendiéndolo a los visitantes, nosotros podemos tener botellitas hasta la eternidad", aseguraban ayer en el Ayuntamiento de Urrea.

Nadie discute que las 100.000 pesetas aportadas fueron devueltas en especie. "Nos dijeron que lo que nos enviaban valía 85.000 pesetas y que las otras 15.000 eran fondos para la asociación", aseguraba el alcalde de Calaceite, quien recordaba que la asociación no tenía ánimo de lucro.

Pero el empuje inicial del proyecto fue languideciendo. Ángel Tomás, de Urrea, recuerda que en 1995 se les propuso, verbalmente, aportar un millón de pesetas a la asociación."Un Ayuntamiento como éste no puede ni pensárselo dos veces, así que les dijimos que no y no insistieron". José María Pascual no recuerda esa oferta, pero él ya no era alcalde de Alcañiz. "La verdad es que me pongo triste porque fue una buena iniciativa, en la que también entraron algunas cooperativas, y hablarse del aceite se hablaba". El alcalde de Calaceite tuvo reticencias: "En algunas exposiciones nos ponían aceites andaluces y me mosqueé".

En noviembre de 1996, Petra Secanella (que ya había terminado de impartir los cursos, pero no le habían pagado) se dirige a los ayuntamientos para que certifiquen que formaban parte de la asociación y que justificasen que las 100.000 pesetas habían sido a cambio de especies. También les convocaba a una asamblea en Madrid, que se celebraría en Las Rozas, para aprobar los estatutos, una asamblea a la que nadie recuerda haber asistido. Y es que los estatutos, al parecer, no están aprobados. José María Pascual recuerda: "Cuando nos convocó a la asamblea de socios creo que ya había problemas y que quiso poner a su padre".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS