El 'hip-hop' es un filón para la moda, según Hilfiger

La música, especialmente el hip-hop, se ha convertido en un filón para los diseñadores norteamericanos. "Los grupos musicales negros son los que marcan las tendencias; lo que ellos se ponen es lo que luego quieren llevar todos los jóvenes", reconoció ayer a su paso por Madrid el diseñador norteamericano Tommy Hilfiger, uno de los" grandes junto a Calvin Klein y Ralph Lauren.Hilfiger, un hombre hecho a sí mismo -en 1969 disponía de 120 dólares y 20 pantalones campana-, se ha convertido en uno de los emblemas del estilo típicamente USA. Personajes tan dispares como Bill Clinton, Keith Richards -ha diseñado la ropa para la gira de los Rolling Stones- o Spike Lee lucen sus diseños. "A todos les une la pasión por las prendas deportivas, una ropa divertida que da una imagen positiva, enérgica y espontánea", aseguró.

Hilfiger no se prodiga en palabras, pero sabe encajar las críticas. Sus detractores le acusan de haber copiado a Ralph Lauren, y él reconoce que es verdad y que a los dos les gusta la combinación de lo clásico y lo moderno, aunque "mis clásicos sean más jóvenes y más divertidos". Considera un cumplido que le califiquen como un Armani en versión calle. Tiene una línea clásica, otra atlética, una vaquera, una de calle y una moda rock and roll. Su público negro, en los barrios marginales, consume su ropa como uno de los símbolos del sueño americano, pero los blancos la llevan porque quieren ser cool (enrollados). "Estados Unidos tiene muchas culturas diferentes, pero la música ha conseguido agrupar a todos los jóvenes bajo una misma idea. Los chicos españoles a los que les gusta un grupo determinado visten igual que los americanos...".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS