El Gobierno panameño ordena la deportación del periodista Gorriti

Pese a la presión internacional, el Gobierno panameño de Ernesto Pérez Balladares cumplió su amenaza. El periodista peruano Gustavo Gorriti, director asociado del diario La Prensa y uno de los homres que han destapado algunos de los escándalos de corrupción que más han salpicado al Gobierno, recibió el viernes la orden de abandonar Panamá, tras negarse el día anterior a "llegar a un acuerdo" para renunciar a su cargo. En declaraciones a EL PAÍS, Gorriti, que tiene tres días para presentar un recurso, asegura que usará "todos los medios legales" para permanecer en el país.En la mañana del viernes, tres funcionarios panameños de la Dirección de Migraciones se presentaron en el domicilio de Gorriti para entregarle la orden de deportación, que le obliga a abandonar el país. El periodista convocó de inmediato a varios colegas y abogados de la prensa para que estuvieran presentes como testigos.

La decisión no ha sido fruto de la casualidad. Según ha contado a este periódico el propio Gorriti, el día anterior recibió la propuesta de un alto funcionario ministerial -cuyonombre prefiere no revelar- de concertar una entrevista para "plantear la posibilidad de un acuerdo". "Básicamente, me proponían el siguiente pacto: yo dejaba mi cargo como director asociado de La Prensa, y ellos retiraban la orden de deportación". El periodista se negó en redondo.

El Departamento de Migración de Panamá aseguró que no hay ningún inconveniente para que Gorriti abandone el país y, pida un nuevo visado como corresponsal de un medio extranjero; pero no para continuar en su cargo directivo en La Prensa.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 20 de septiembre de 1997.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50