Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marruecos y el Polisario alcanzan un acuerdo para celebrar un referéndum en el Sáhara en 1998

Habrá referéndum en el Sáhara occidental en 1998, 23 años después de la Marcha Verde, que puso un abrupto término a la presencia colonial española en ese territorio. Así le anunció anoche en Houston (Tejas) el ex secretario de Estado norteamericano y, desde el pasado marzo, mediador de la ONU para ese conflicto, James Baker. Baker añadió que Marruecos y el Polisario habían alcanzado un acuerdo sobre "casi todos" los contenciosos que bloquean desde 1991 la celebración de la consulta y precisó que el electorado se situará "en torno a las 80.000 personas".

Al término de tres días de conversaciones directas entre Marruecos y el Frente Polisario, Baker compareció ante la prensa para decir: "Hemos llegado a un consenso sobre casi todo lo que es necesario para que Naciones Unidas relance el proceso del referéndum". Baker informó de que presentará el acuerdo en los próximos días a Kofi Annan, para que el secretario general decida si lo acepta y lo comunica a la ONU, "que tendrá la última palabra sobre cuándo y cómo" se celebra la consulta."Se aprobó el código de conducta para el referéndum de autodeterminación; se reconoció la necesidad de la autoridad de las Naciones Unidas durante el proceso de transición y un documento principal sobre la verificación del proceso electoral", declaró Baker, que calificó las negociaciones de "cordiales, pero difíciles".

El tradicionalmente discreto político y diplomático norteamericano no quiso ahondar demasiado en detalles. Pero, eso sí, situó la fecha de celebración del referéndum "en los próximos 10 o 11 meses" y cifró el número de votantes "en torno a los 80.000". Tras una "dificultosa" negociación, Marruecos y el Polisario, dijo, alcanzaron en Houston un acuerdo sobre el "código de conducta" que debe regir durante la campaña y la celebración del referéndum.

Ahmed Bujari, portavoz del Polisario presente en las negociaciones de Houston, declaró luego a EL PAÍS: "La pregunta seguirá siendo la misma; independencia o integración en el reino de Marruecos. O sea que a finales del año próximo habrá un nuevo Estado en el Magreb o se habrá ampliado el territorio marroquí".

El portavoz del Polisario. rindió un homenaje a Baker. "Él", dijo, "ha sido el factor político y psicológico que ha desbloqueado lo que llevaba bloqueado seis años". El acuerdo alcanzado en Houston, añadió, abre "una nueva y seria perspectiva, aunque su aplicación no está exenta de problemas".

Incógnita de Rabat

La cifra de unos 80.000 electores adelantada anoche por Baker parecía aproximarse a la deseada por el Polisario. Y como la organización independentista insistía en que la pregunta sigue siendo la de independencia o integración en Marruecos, quedaba sin resolver la incógnita de saber qué es lo que ha ganado Rabat en el ciclo negociador concluido en Houston. El Gobierno de Marruecos no comunicó anoche ninguna reacción a lo anunciado por Baker.

Las negociaciones directas de la ciudad tejana, las cuartas bajo el padrinazgo de Baker tras las celebradas en Lisboa y Londres, habían despertado grandes expectativas, al ser anunciadas como las definitivas. Las partes actuaban bajo la presión de la expiración, a finales de este mes, de la presencia en el territorio de las tropas de la ONU. El propio Kofi Annan declaró el viernes pasado que era "muy posible" que se consiguiera "un gran avance" en las conversaciones que ha guiado Baker.

De la importancia que concedían al encuentro, celebrado en el Instituto de Política Pública que lleva el nombre del ex secretario de Estado norteamericano, dio prueba el que la delegación marroquí incluyera, además del habitual primer ministro y titular de Exteriores Abdelatif Filali, al ministro del Interior y hombre de confianza de Hassan II, Dris Basri.

La delegación del Polisarlo estuvo encabezada por Mahfud Ali Beiba, jefe de Gobierno de la República Arabe Saharui Democrática (RASD). Observadores de Argelia y Mauritania siguieron las conversaciones.

Las partes y la ONU se habían puesto de acuerdo en no revelar los detalles de los acuerdos ya alcanzados en Lisboa y Londres hasta ultimar en Houston el conjunto de las negociaciones. Pero ya había trascendido que éstos incluyen el acantonamiento de las fuerzas militares y una próxima liberación de prisioneros de guerra y detenidos políticos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de septiembre de 1997

Más información

  • La pregunta versará sobre la independencia o la integración en el reino alauí