Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RUPTURA EN LA IZQUIERDA

Nueva Izquierda buscará un resquicio legal para formar grupo parlamentario con IC

Los tres diputados de Nueva Izquierda se pasarán al Grupo Mixto. Pero antes intentarán que Iniciativa per Catalunya (IC) forme grupo parlamentario independiente, al que se unirían ellos. La dirección de Nueva Izuierda propondrá en un próximo consejo político que sus afiliados suspendan su militancia en IU como primer paso para abanonar la coalición. Mientras tanto, Mercedes Gallizo, única representante de Nueva Izquierda en la Presidencia Federal de IU, ha impugnado los acuerdos de ese órgano de dirección contra Esquerda Unida-Esquerda Galega (EU-EG).

El próximo día 18 se debatirá en el Parlamento la enmienda a la totalidad presentada por IU a la reforma laboral. Será la primera ocasión en la que los diputados de Nueva Izquierda -Cristina Almeida, Ricardo Peralta y Manuel Alcaraz- actúen sin la opresión de tener el corazón en un sitio y la cabeza en otro. Actuarán como partido con personalidad propia. Su expulsión de IU les deja las manos libres para poder aplicar sus criterios en las votaciones.Pero también será la ocasión para que lo que hasta ahora son amenazas cuajen en medidas sancionadoras por parte de la dirección que encabeza Julio Anguita.

Al margen de lo que este gesto tenga de simbólico, Nueva Izquierda está estudiando los resquicios legales que le permitan formar su propio grupo, aunque saben que como Nueva Izquierda es imposible. No obstante, tienen sus dudas de que Iniciativa per Catalunya (IC) no pueda constituirse legalmente en grupo parlamentano. Si eso fuese posible sumarían sus tres diputados al hipotético grupo de IC. En cualquier caso van a pedir que la organización de Rafael Ribó estudie esta posibilidad si se confirma, como parece lo más probable, la ruptura de relaciones entre IU e IC.

La posibilidad de formar grupo parlamentario es compleja. El Reglamento del Congreso establece que los grupos parlamentarios deberán constituirse dentro de los cinco días siguientes a la sesión constitutiva de la Cámara. Algo que pasó hace muchos meses. La misma norma señala en su artículo 26 que "el cambio de un grupo parlamentario a otro, con excepción del mixto, sólo podrá operarse dentro de los cinco primeros días de cada periodo de sesiones". Pero Nueva Izquierda descarta con vehemencia cualquier insinuación que se haga a sus dirigentes de que podrían pasar a engrosar las filas del grupo socialista.

Una vez tomada la decisión política por la Presidencia Federal de IU de la expulsión de Nueva Izquierda, sus dirigentes y militantes tienen poco que hacer. Pero esperarán a que el consejo político convocado para el día 28 refrende administrativamente las decisiones. Entonces la dirección de Nueva Izquierda propondrá a sus afiliados la suspensión de militancia.

Fuentes de Nueva Izquierda señalaron ayer que seguramente 11 no habrá necesidad de esperar al día 27, ya que el día 20 iremos a apoyar a Anxo Guerreiro en Galicia; y Julio Anguita ya ha dicho que eso será considerado como una falta más de disciplina y objeto de sanción". Las mismas fuentes aseguraron que "Nueva Izquierda ni se disolverá ni se integrará en el PSOE". Su estrategia es conseguir no una coalición sino un modelo de colaboración con otras fuerzas de izquierda, algunas de ellas también repudiadas por IU. En esta estrategia no se descarta siquiera la colaboración con la propia IU.

Pero mientras se producen todos estos movimientos, Mercedes Gallizo, la única representante de Nueva Izquierda en la Presidencia Federal, ha presentado la impugnación de los acuerdos adoptados por este órgano de dirección. Gallizo elevó ante la Comisión de Garantías de IU un escrito en el que considera que la resolución de la Presidencia no deja de ser un pretexto para que cristalice la ruptura política y que esa decisión hace sospechar que se busca un apoyo político al PP más allá de lo razonable. Gallizo asegura que la Presidencia Federal no tiene capacidad para tomar decisiones como ésta y que asuntos así competen a la Comisión de Garantías, por lo que pide que se anulen los acuerdos.Por otra parte, Rosa Aguilar, portavoz de Izquierda Unida en el Congreso aseguró ayer que la dirección de su grupo parlamentario no tiene intención de expulsar a ninguno de los miembros de Nueva Izquierda, aunque insistió en que los tres parlamentarios de esa formación deben asumir que sus escaños son de IU y no de su propiedad particular. "Hay que dejar claro que los 19 escaños que tiene IU en el Congreso son de la coalición y no pertenecen a ninguna fuerza política integrante de IU. Hemos sido elegidos por IU y los escaños pertenecen a la organización", señaló.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de septiembre de 1997

Más información

  • Mercedes Gallizo impugna los acuerdos de la Presidencia Federal de IU contra Esquerda Galega