Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Javier Fesser debuta en el largometraje tras el éxito de sus cortos

De la experiencia maravillosa" de su primera hija surgió la idea que aventuró a Javier Fesser a dirigir su ópera prima: El milagro de P. Finto. Se trata de la incursión de este madrileño de 33 años en el largometraje, después de dos cortos muy premiados, nacional e internacionalmente: Aquel ritmillo (1994) y El secdleto de la tlompeta (1995).El milagro de P. Finto, protagonizada por Luis Ciges, es la historia sobre la ilusión de un chaval que quiere tener hijos para educarlos. Llega el día del matrimonio y la espera eterna de los niños. Así es que la ilusión se transforma en desilusión, aunque extrañas circunstancias lo proveen de una prole particular: dos marcianos y un loco peligroso. Y el hogar se convierte en una casita perdida, con el trato y relación normal de toda familia. La saga de P. Tinto queda asegurada cuando él muera.

Este cineasta novel ha elaborado durante el último año el guión con su hermano Guillermo Fesser, conocido por su programa Gomaespuma. "Es una relación de padres e hijos", define el director su filme que se rueda en Madrid, Burgos y Avilés hasta mediados de septiembre con un presupuesto de 300 millones.

Su estilo de humor sencillo e irónico, que tiene como referencia la vida real "en la que uno vive todos los días", y la ágil y cuidadosa producción serán el sello de la ópera prima de Fesser.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de agosto de 1997