Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV diseña el camino para superar el Estatuto

El Partido Nacionalista Vasco (PNV) trabaja en el diseño de un nuevo techo competencial que supere el actual marco jurídico y político que establece el Estatuto de Gernika con el objetivo de avanzar en la soberanía de Euskadi. El PNV quiere adelantarse a las transformaciones que vive Europa, analiza las competencias exclusivas del Estado como la Seguridad Social y propone un modelo de relación directa con la UE. Ese nuevo "Cuadro de Poder Político" podría ser difundido copiando el estilo que los independentistas de Quebec (Canadá) dieron a su campaña. "Una vez concluido el trabajo, no nos podrán acusar de ambigüedad", declaró a EL PAÍS el portavoz de la Ejecutiva del PNV, Joseba Egibar, "porque estará perfectamente definido el modelo de lo que querernos".El estudio forma parte de la estrategia diseñada desde la Ejecutiva, el Euskadi Buru Batzar, como una forma de avanzar en el propio modelo del partido para los próximos años. Después de un año de ponerlo a punto, el proyecto se encuentra ya en la fase de encuesta entre los miembros del Gobierno vasco y de las Diputaciones Forales para que aporten no sólo aquellos aspectos susceptibles de ser negociados con la Administración central, sino también para que apunten las estrategias jurídicas más convenientes para su consecución.

Conseguida prácticamente la soberanía fiscal en la última negociación con el PP, el PNV cree llegado el momento de definir el escenario del futuro poder político y económico pleno. "Se trata de superar el Estatuto", explica Egibar, "en la medida en la que estamos concretando materias que no aparecen en nuestro capítulo de competencias exclusivas", aunque puntualiza que la propia superación de ese marco que la mayoría de los vascos aprobaron en 1979 la canaliza el Estatuto de Gernika.

Para Egibar, el PNV está en pleno proceso de actualización de su propio concepto de autogobierno y soberanía; es decir, de su propio proyecto político: "Se trata de disponer de los instrumentos necesarios para ser lo 1 que quieres ser en una Europa de 350 millones de personas. Consciente de tu propia dimensión, se trata de dotar al país de mecanismos de vertebración política, cultural y económica que te permitan no vivir en Europa como un realquilado, sino tener tu propio piso en esa construcción, aun reconociendo que los constructores son. los Estados, muy reticentes a ceder nada en beneficio de terceros".

Los peneuvistas, no obstante, son conscientes de que un solo partido no podría liderar un proceso de ampliación del techo estatutario. De ahí, que, al igual que CiU en Cataluña, tengan intención de buscar apoyos entre los restantes partidos en un proceso que pretenden sea similar al del consenso alcanzado en su día para la aprobación del Estatuto. "No creo que eso pueda provocar distanciamientos", augura Egibar. El propio alcalde de San Sebastián, el socialista Odón Elorza, se muestra ahora partidario de utilizar "los recursos que propone el Estatuto de Gernika para aumentar el autogobierno".

Elorza, en una enmienda a la ponencia marco del próximo congreso de su partido, que se celebrará en octubre, apuesta por utilizar la disposición adicional del Estatuto e incluso acepta una reforma de la Constitución, aunque siempre que exista consenso entre los partidos democráticos.

El plan del PNV prevé una campaña de difusión entre la población para que los ciudadanos conozcan de primera mano el nuevo concepto de soberanía que propone el partido que encabeza Xabier Arzalluz. Sería un proceso de difusión didáctico explicando, campo por campo, las ventajas e inconvenientes de un nuevo cambio de marco jurídico político. Los estrategas del PNV podrían tomar como ejemplo el proceso seguido en Quebec. Los independentistas trasladaron a la sociedad, de forma absolutamente didáctica, qué era lo que se escondía detrás de sus demandas. Al final, en octubre de 1995, perdieron la consulta popular por 50.000 votos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de agosto de 1997