Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corcuera, Vera y Roldán dejan de ser imputados en el 'caso Oñederra'

El ex ministro del Interior José Luis Corcuera, el ex secretario de Estado para la Seguridad Rafael Vera y el ex director de la Guardia Civil Luis Roldán dejaron ayer de ser imputados en el caso Oñederra, que investiga cuatro de los primeros crímenes de los GAL. No obstante, la decisión no obedece a que se haya retirado alguna imputación existente contra ellos, sino una consecuencia del desglose en varios sumarios de los hechos que se investigaban en la causa principal.Corcuera, Vera y Roldán, además de Pedro Gómez Nieto, ex jefe de los grupos Omega de la Guardia Civil, más conocidos como Patas Negras, estaban imputados por su presunta participación en la remisión de tres cartas bomba a Alfonso Salazar Uriarte, Iñigo Iruin y una tercera persona próxima a Herri Batasuna. Como consecuencia del primero de los envíos resultó muerto el 19 de septiembre de 1989 el cartero de Rentería (Guipúzcoa) José Antonio Cardoso cuando depositaba la carta en el buzón de Salazar.

Secuestro de un grapo

Los tres altos cargos también estaban implicados en el secuestro del miembro de los GRAPO Jesús Cela Seoane. El terrorista fue hecho cautivo en las proximidades de Santiago de Compostela, donde fue interrogado durante unas horas por varios encapuchados que, finalmente, le dejaron en libertad cuando se convencieron de que no sabía nada, sobre el paradero de otros miembros de la banda. Roldán declaró en su día que el secuestro lo dirigió Gómez Nieto por orden suya atendiendo a la de Corcuera y Vera.Las dos acusaciones se mantienen, pero a partir de ahora en procesos separados. También se ha desglosado de la causa principal el secuestro de un mendigo y dos drogadictos, en 1988, con el fin de experimentar sobre ellos los efectos de una droga que posteriormente se pensaba utilizar con el entonces máximo dirigente de ETA José Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea, Josu Ternera. De estos hechos están acusados efectivos del antiguo equipo directivo del Cesid.

Por otro lado, Felipe Bayo, uno de los principales implicados en varios sumarios sobre la guerra sucia contra ETA, como el caso Lasa-Zabala o el Oñederra, ha acudido a la Audiencia Nacional, donde ha ratificado su cambio de abogado.

Bayo ha renunciado al letrado vinculado a Interior Jorge Argote, procesado como él en el caso Lasa-Zabala, y ha nombrado a Angel López Montero, defensor del ex teniente coronel Antonio Tejero en el juicio por el intento de golpe de Estado del 23-F.

Fuentes jurídicas interpretaron esta permuta como una modificación en la estrategia de defensa que podría concretarse en próximas fechas en una colaboración con la Justicia mediante una declaración de Bayo explicando su participación y la de otros miembros de los GAL en algunos atentados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de agosto de 1997