La red de pederastas de Barcelona llevaba 10 años realizando películas de pornografía infantil

El Ayuntamiento se plantea personarse como acusación particular en el caso

Tres de los 12 pederastas detenidos por la policía en Barcelona por abuso sexual de menores llevaban 10 años filmando y comerciando con películas pornográficas con niños. Ésta es una de las primeras ocasiones en que la policía desmantela una productora de este tipo de películas en España. En los registros efectuados, los agentes de Grupo de Menores (Grume) se han incautado de ingentes cantidades de vídeos, material informático y fotografías que los pederastas vendían al por mayor a países de Europa y América. La cuarentena de niños de entre 5 y 14 años explotados por la red eran objeto de un doble abuso sexual: su participación en la filmación de películas y las vejaciones a las que los sometían los pederastas.

Más información

Por cada sesión de explotación sexual, los niños pequeños recibían regalos; los mayores, cantidades indeterminadadas de dinero. La mayor parte de los menores captados son niños, aunque también hay alguna niña. También casi todos son españoles, con la excepción de algún menor magrebí. Los padres, en su inmensa mayoría, desconocían lo que hacían con sus hijos. Algunos, conocedores de la explotación, consentían en ella.Las tres personas que estaban al frente de la productora de películas -en España no es delito la posesión de pornografía infantil, pero sí su producción- son Xavier Tamarit, de 40 años, un educador infantil, viejo conocido de la policía, que en 1992 fue condenado a 18 meses de cárcel por abusar de menores; una mujer apellidada Guijarro, dueña de un prostíbulo utilizado como escenario de muchas de las películas con menores, y Jaime Lli, n venezolano de 38 años afincado en Barcelona y dueño de un pequeño negocio de informática. Tamarit es uno de los tres detenidos que ha ingresado en prisión.

El descubrimiento de la trama de pederastas por parte del Grume se produjo tras la detención de Jaime Lli a primeros del pasado mes de junio acusado de abusar sexualmente de un menor de 10 años al que prostituían sus padres. El niño era alquilado los fines de semana a Lli por 30.000 pesetas.

Antecedentes

Los agentes de la policía, tutelados por Josep Niubó, juez que instruye el caso, tiraron del hilo y advirtieron que el del niño de alquiler era uno más de los casos que se dan en el Raval, un barrio del casco antiguo de Barcelona habitado por gentes humildes y castigado por el paro, la prostitución y la droga. Las calles del Raval y sus lóbregos pisos han sido el escenario de los encuentros de los pederastas con los menores.El descubrimiento de esta red de pederastia ha causado conmoción en Barcelona. Y en el equipo socialista que gobierna el Ayuntamiento de Barcelona, un auténtico terremoto: uno de los detenidos, Francesc Salvador López, de 40 años, era hasta ayer consejero de circulación de Ciutat Vella, el distrito donde está el barrio del Raval.

Salvador fue ayer fulminantemente destituido de su cargo municipal -un puesto de segundo nivel- y, además, despedido sin contemplaciones del PSC. Salvador, como otros de los personajes de la trama, tiene una vida confusa. Hace negocios vinculados con el mundo de las obras de arte, para lo que mantiene relaciones con marchantes franceses, y muestra un especial gusto por la ropa y los relojes caros.

El Ayuntamiento de Barcelona se plantea personarse en la causa contra la red de pederastas como acusación particular, señala la nota oficial de la destitución de Salvador. Xavier Casas, concejal de Urbanismo, y el también edil Joan Fuster, presidente del distrito de Ciutat Vella, explicaron ayer las razones de la destitución de Salvador. Casas, que precisó que el cargo del detenido no es electo sino de designación de los partidos, expuso las razones por las que Salvador ha sido destituido: "En todo momento se nos ha informado de pruebas sólidas sobre su presunta implicación, y delante de estas pruebas, lo único que podemos hacer es una actuación concreta, responsable y contundente".

Otro miembro de la trama es Enric Mena, dirigente de la ONG Taula del Raval -entidad de ayuda social a las familias más desfavorecidas del barrio-, quien actuaba como oposición de la asociación de vecinos.

Pep García, presidente de la Asociación de Vecinos del Raval, a quien la policía ha mostrado algunos de los vídeos, afirmó que los pederastas cometían con los niños "auténticas barbaridades". García añadió que desde hace tiempo la asociación sospechaba que había algún grupo de pederastas actuando en el barrio y que hace 10 meses expuso sus sospechas a la policía. Asimismo explicó que su asociación se personará como acusación particular contra la trama de pederastia.

El caso se mantiene bajo secreto de sumario. El juez Niubó basa esta decisión en la "naturaleza delicada del asunto". Los 12 detenidos tienen diferentes niveles de implicación y, según Niubó, se les pueden imputar varios delitos, como agresión y abusos sexuales, favorecimiento de la prostitución, corrupción de menores y exhibicionismo. El magistrado hizo un llamamiento a respetar la presunción de inocencia de los implicados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de julio de 1997.

Lo más visto en...

Top 50