Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tiempo para reorganizarse

El portavoz de uno de los grupos unionistas menores, que representan a los paramilitares probritánicos, se lamentaba ayer de que el líder del PUU, David Trimble, no había tenido tiempo para adaptar su respuesta al documento de desarme redactado por Londres y Dublín. Aunque Trimble quiere seguir presente en el proceso de paz, su partido no puede aceptar un texto que rebaja considerablemente las exigencias de desarme al IRA para que el Sinn Fein sea aceptado en la mesa negociadora. Trimble necesita tiempo para adaptarse a la nueva situación y para convencer a una parte de la comunidad protestante de que no es un traidor.La admisión del Sinn Fein implicaba desde el principio el riesgo de forzar la salida precipitada de los partidos uníonistas más radicales. Desde mayo de 1996, cuando se celebraron elecciones en el Ulster para conocer el grado de apoyo de cada uno de los partidos norirlandeses, se vio claro que la aceptación de los republicanos no iba a ser sencilla. Pero el Sinn Fein obtuvo un 15%, lo que le colocó en cuarta posición en la lista de los 10 partidos más votados, todos con sitio asegurado en la mesa negociadora. La ausencia de una tregua del IRA impidió a los delegados del Sínn Fein ocupar sus asientos. Una vez cumplido ese requisito, queda otra cuestión: el desarme. En principio, el partido de Trimble estaba dispuesto a aceptar la fórmula del decomiso "en paralelo". Pero en el texto se queja de que no figuran plazos concretos ni suficientes garantías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de julio de 1997