Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

José Guerra Campos, obispo emérito de Cuenca

El obispo emérito de Cuenca José Guerra Campos falleció ayer, a los 76 años, en la residencia del colegio del Corazón de María en Sentmenat (Barcelona), donde pasaba una temporada de descanso. Según declaró el capellán del colegio, el fallecido "tenía el corazón muy debilitado. Fue intervenido y le pusieron un marcapasos en Pamplona el mes de mayo, y después pasó 15 días en la clínica Tres Torres de Barcelona para reponerse de una infección en el hígado a causa de su poco riego sanguíneo". El capellán añadió que ayer, al ver que no bajaba a misa, fueron a visitarle y le encontraron sin vida en su lecho.Defensor a ultranza de las posiciones más conservadoras dentro de la Iglesia católica, formó parte de los sectores más ligados al franquismo.

Nacido en Santo Tomás de Amés (A Coruña) el 13 de septiembre de 1920, estudió en el seminario de Santiago de Compostela y se ordenó sacerdote en 1944. Inició sus actividades religiosas en Santiago de Compostela, donde ejerció como profesor del seminario diocesano y más adelante como canónigo de la catedral (1951-1964). En 1946 se hizo cargo del puesto de consiliario de Juventud Universitaria de Acción. Católica. El 15 de junio de 1964 fue nombrado obispo titular de Mutia y auxiliar del arzobispo de Madrid-Alcalá. Ese mismo año se hizo cargo del secretariado del episcopado español al constituirse la Conferencia Episcopal. En 1973 fue designado obispo de la diócesis de Cuenca, puesto en el que permaneció hasta el 26 de junio de 1996, en que fue sustituido por Ramón del Hoyo.

En 1967, Francisco Franco le designó procurador en Cortes. En 1972 apoyó unas jornadas sacerdotales en Zaragoza de claro matiz ultraderechista, a las que el papa Pablo VI le prohibió asistir. Entre 1966 y 1974 fue presidente de la comisión asesora de programas religiosos de Televisión Española, en la que intervenía con frecuencia. Como procurador de las Cortes franquistas, se opuso a la reforma política a la muerte del dictador. También estuvo en contra de la ley del divorcio, contra la que publicó una pastoral en 1978. En 1980 denunció la progresiva "protestantización" de la Iglesia católica española en un artículo titulado Cosas extrañas en la Iglesia española. En 1983 atacó el decreto de despenalización del aborto.

Entre sus obras destacan Introducción al pensamiento marxista (196 l); Marxismo y hombre cristiano (1966); El octavo día1(1972), en, el que se recogen sus intervenciones en televisión, y Ateísmo hoy (1978).

Sus restos mortales serán trasladados hoy a Cuenca, en cuya catedral, donde será enterrado, se oficiará un funeral,-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de julio de 1997