Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SALSA

El amo de la isla

Faltaban los niños. En Cuba son los más entusiastas seguidores de Manolín, El Médico de la Salsa. Aunque el poder de convocatoria de quien no hace demasiado cambió hospital por escenarios abarca a la mayoría de la población. Es el amo de la isla. También el rey del eslogan: "Somos lo que pide la gente, lo que se vende como pan caliente". Y, artificiales o no, sus diferencias con los colegas alimentan las letras de sus canciones. El mensaje de Manolín: ahora soy el rey; si te gusta, bien, y si no, también.Lo que se dice cantar, no canta gran cosa, pero Manuel González es el salsero cubano que mejor capta los deseos del público. Sucede que sus nuevas composiciones están lejos de los hallazgos delos primeros éxitos; y la fórmula de Manolín, que ha generado en Cuba tanto clónico, da signos de agotamiento. En la radio le han prohibido su última ocurrencia: "Mami, hay que vivir para ver, ya tengo una amiga en Miami", que aborda el reencuentro de los cubanos. Que no suene por las ondas importa poco: todo el mundo se la sabe. Y si estarán los cambios, que acaba de firmar contrato discográfico con una multinacional y le esperan para actuar en Estados Unidos. Para el bis, ¡cómo no!, La bola, con el público bailando y agarrando la imaginaria pelotita.

El Médico de la Salsa

Conde Duque. Madrid, 10 de julio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de julio de 1997