Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RECUSACIÓN DE GÓMEZ DE LIAÑO

Las relaciones con los querellantes,

Entre otros, el escrito cita los siguientes hechos:-Jaime Campmany es el suegro de la hermana de María Dolores Márquez de Prado, "unida sentimentalmente" a Javier Gómez de Liaño, quien mantiene con Campmany una estrecha amistad. Éste último dirige la revista É

poca, cuya empresa editora forma parte de una plataforma de televisión, Vía Digital, que vería "con enorme agrado" que su competidor -cuyo consejero delegado es Cebrián- se viese envuelto en escándalos y polémicas.

- El juez Javier Gómez de Liaño mantiene "amigables relaciones" con Jesús Cacho y Antonio García Trevijano, ambos "ligados de manera intensa" al diario El Mundo, el cual, a su vez, participa en la misma plataforma digital que Época. Es decir, "doblemente competidor" del grupo empresarial en el que participa Cebrián.

- Jesús Cacho, "periodista expulsado de EL PAÍS por el Sr. Cebrián", alienta desde su posición de cronista de El Mundo "las actuaciones arbitrarias" adoptadas por Gómez de Liaño y que la Sección Segunda de la Audiencia Nacional ha tenido que corregir en numerosas ocasiones. A ese aliento se suma su propia actuación procesal en este asunto como "acción popular".

-Antonio García Trevijano ha ido dejando en El Mundo "la huella inconfundible de su animosidad" contra Cebrián.

El juez, un amigo

La recusación de Javier Gómez de Liaño por "interés indirecto" en la causa viene dada de sus estrechas relaciones de amistad con los acusadores antes citados, que son enemigos de los proyectos empresariales de Cebrián. Relaciones de amistad íntima que, "lejos de ser prudentemente ejercitadas para evitar la posible 'contaminación' del juez ( ... ), son objeto de impúdica, exhibición", como puso de relieve el propio Campmany en Abc cuando ilustró a sus lectores sobre las cenas compartidas por el recusado y con María Dolores Márquez de Prado durante la instrucción de la causa, dice el escrito."La ausencia eé imparcialidad del recusado no se sitúa en el terreno de las apariencias", continúan los abogados de Cebrián.

"Sin perjuicio de que ello sería suficiente para que la recusación fuera estimada, lo cierto es que el Ilmo. Sr. D. Javier Gómez de Liaño ha llevado su parcialidad hasta el extremo de dictar resoluciones arbitrarias contra los imputados, como reiteradamente ha considerado la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional". El escrito de recusación menciona que el propio instructor recusado ha llevado las cosas al extremo de afirmar que la citada sala podía haber incurrido en infracción penal por corregirle a él.

El escrito finaliza con la indicación de que los hechos expuestos no son fruto de la casualidad: "Por el contrario, todo es muy coherente. La fuerte impronta que el Sr. Cebrián ha marcado en EL PAÍS es absolutamente contradictoria con la trayectoria política y profesional de -D. Jaime Campmany y con las actuaciones del juez instructor. No es extraño, pues, la coincidencia de criterios entre el Sr. Gómez de Liaño y el Sr. Campmany, a los que se unen otros, según hemos puesto de relieve, contra lo que es y significa para la opinión pública el Sr. Cebrián", Y añade: "No será difícil al instructor del incidente dé recusación investigar las reuniones, las relaciones epistolares o a través de fax donde se han concretado las líneas de conducta acordadas. No sólo hay amistad manifiesta e intereses comunes entre magistrado y denunciante; hay, sobre todo, una comunidad de principios que les han llevado a colocarse en la llamada guerra de medios desarrollada en España, en un lugar muy concreto: en contra de EL PAÍS y del profesional que lo simboliza de manera más evidente. Y eso, y nada menos que todo esto, es lo que está en juego".El escrito finaliza con, la solicitud al juzgado de que tenga por formulada la recusación de Gómez de Liñio y sea tramitado legalmente.

La decisión de recusar a Javier Gómez de Liaño se ha producido como consecuencia de su actitud con, el presidente de. EL PAÍS y de Sogecable, Jesús de Polanco, al cual impuso medidas cautelares personales -fianza de 200 millones de pesetas y otras por medio de un auto en el que mantenía íntegramente las imputaciones formuladas por el denunciante y los querellantes. Ese auto no tenía en cuenta las declaraciones prestadas por los consejeros y por el presidente de Sogecable, y ni siquiera mencionaba el informe de los peritos de Hacienda encargado, por el propio juez que, como es de sobra conocido, desmontaron precisamente las imputaciones que Liaño ha mantenido para justificar las medidas personales tomadas contra Jesús de Polanco.

Después de dictar el. auto contra el presidente de Sogecable, el juez Liaño citó al consejero delegado, Juan Luis Cebrián -para mañana, lunes- y al también consejero Jorge Semprún -que es uno de los representantes en dicha empresa de Canal + Francia- para el próximo día 21. Las citaciones mencionadas se producen cuando las "diligencias previas" sobre el asunto Sogecable llevan abiertas más de cuatro meses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de julio de 1997

Más información

  • "Magistrado denunciante se han colocado en contra del EL PAÍS"