Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA ENTREGA DE HONG KONG

Amnistía Internacional prevé un recorte de las libertades

Amnistía Internacional (Al) expresó ayer su inquietud ante la posibilidad de que se produzca un lento pero gradual recorte de las libertades en Hong Kong una vez que pase a soberanía china. La organización humanitaria no tiene intención de retirar su oficina en el enclave y cree que dentro de un año se podrá observar el impacto de la integración en China, que ahora aún no se aprecia. Sin embargo, algunas señales, reconoció Rory Mungoven, director de la sección de Al en Asia, despiertan ya preocupación. Mungoven se refirió a recortes que existen ya en la libertad de prensa hongkonesa, basados sobre todo en la autocensura, y dijo que ese sentimiento puede extenderse al resto de la población."La mayor amenaza es la complacencia de los gobiernos, de la comunidad de negocios y del pueblo de Hong Kong. Cualquier erosión de las libertades fundamentales o de las instituciones puede que sea gradual -restricciones por etapas-, un cambio aquí, un cambio allá, lo que puede no parecer significativo, pero que acumulado cambiará para siempre Hong Kong", afirmó en un documento la organización con sede en Londres.

Amnistía ha seleccionado una lista de cinco imperativos para el nuevo Hong Kong:

- Las autoridades no deben aprobar leyes que minen los derechos humanos reconocidos en convenciones internacionales.

- No deben promulgar leyes sobre el secreto de Estado y la subversión que limiten las actividades políticas, sociales y económicas pacíficas.

- Deben celebrarse elecciones libres y justas para reemplazar al nuevo Parlamento provisional.

- Las actividades de la policía, del Ejército y de los funcionarios de prisiones deben ser sometidas a control.

La independencia judicial no debe comprometerse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de junio de 1997