Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez procesa al presidente de Telefónica de Argentina

En un tiro por elevación contra las vulneraciones de la seguridad jurídica en Argentina, las empresas españolas que operan en este país se agruparon solidarias en torno al presidente de Telefónica de Argentina, el español Javier Nadal, procesado por un juez federal de la provincia de Mendoza contrario al nuevo régimen de tarifas telefónicas acordado entre la compañía telecomunicaciones y el Gobierno de Carlos Menem. La Cámara Española de Comercio, cuyas asociados suman el 7% del PIB argentino, distinguió con el premio de Empresario del Año a Nadal, a quien el embajador español, Carlos Carderera, elogió como el mejor exponente "del buen trabajo realizado por las empresas españolas", que han invertido más de 7.000 millones de dólares.Durante la entrega del premio, el aplaudido directivo anticipó la entrada de más capitales españoles "si las reglas del juego siguen siendo claras y predecibles". No todas los son, como lo indican el bloqueo judicial de Mendoza, y las adversidades de otras empresas en juzgados o despachos. Nadal hizo votos porque se cumpla una de las reflexiones de Martín Fierro: "Ya lo pasado pasó y mañana será otro día".

De momento, el conflicto no ha pasado. No se factura en la capital federal, ni en la provincia de Mendoza, en acatamiento de disposiciones judiciales en ese sentido. Los ordenadores de la telefónica acumulan montañas de recibos con las tarifas bloqueadas, cuyo cobro actualizado con efectos retroactivos, de levantarse la prohibición, no será fácil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de junio de 1997